Los ciclos chinos del tiempo – En el ciclo del silencio

En la antigua China se originó una manera de ver el tiempo, tomando los ocho trigramas de la brújula china (Ba Gua), lo que conduce a nueve ciclos de tiempo consecutivos y recurrentes.

Los ciclos chinos del tiempo – En el ciclo del silencio

Las diferencias de opinión son normales. También es normal discutirlas, ya sea en parlamentos, periódicos, otros medios de comunicación, en el café, en la oficina o en la mesa de la cocina. Sin embargo, últimamente el discurso parece haber pasado de moda, y cada vez se habla menos entre sí, pero más sobre los demás. Se expresa la opinión de uno mismo a personas de ideas afines, se crean las llamadas burbujas y, con demasiada frecuencia, se cae en el exceso y la polarización. Por supuesto, que hay quienes apelan a la moderación y al diálogo, pero no parecen encontrar muchos oídos atentos que escuchen. ¿Por qué?

Cada época tiene sus propias cualidades, problemas, oportunidades y tareas. Los astrólogos occidentales observan las posiciones del Sol y los planetas, en relación entre sí, y sacan sus conclusiones. Sin embargo, también existe una forma de verlo que se remonta a la antigua China y no es muy conocida por nosotros; se basa en los ocho trigramas de la brújula china (Pa-kua) y se traduce en nueve ciclos de tiempo consecutivos y recurrentes. Cada ciclo dura veinte años; estos nueve ciclos se basan en los ocho puntos cardinales y el centro. Esta evolución se refleja, entre otras cosas, en el curso del sol (hora del día) y en el curso del año (estaciones, períodos de siembra y de cosechas). También son vistos como familiares, elementos, partes del cuerpo y estados de ánimo. También se están interpretando las distintas líneas de Yin y Yang de los trigramas.

A la luz de ello, veamos ahora la historia reciente y nuestro tiempo.

 

Qian

 El ciclo de Qian

Los 20 años comprendidos entre 1964 y 1984, estuvieron bajo el signo del ciclo de Qian, representado por el cielo, el hemisferio noroeste, el Padre y por el elemento  metal. El trigrama consiste en tres líneas de Yang «fuertes» y, por lo tanto, significa Padre, Poder, Apoyo, pero también Autoridad. Ese período de tiempo fue la fase culminante de la Guerra Fría, durante la cual el mundo se dividió entre las esferas de intereses y alianzas de dos superpotencias. Este es el tema dominante en Qian, se trata de poder y autoridad, pero también de pérdida de autoridad. No en vano, el movimiento de cambio social de 1968 cae en esa época: se cuestionó y atacó a las antiguas autoridades – libertad (del tutelaje), igualdad (movimiento de las mujeres como liberación del patriarcado) y amor libre (La liberación de la moral paternal «ancestral» considerada restrictiva), se han convertido en temas dominantes. El miedo a una Tercera Guerra Mundial y el rechazo de la espiral armamentística crearon un fuerte movimiento pacifista. Una vez más, se trata de una confrontación con el elemento Qian/Metal, que puede representar tanto un poder dominante como un arma.

 

Dui

 El ciclo de Dui

Los años 1984 a 2004 dieron lugar a un cambio radical. Estaban marcados por el signo de Dui, que representa el lago, Occidente, la hija menor, la alegría, la conversación, la comunicación, y también el elemento de metal. El signo Dui, visto desde abajo, consta de dos líneas Yang «fuertes» y termina en la parte superior con una línea Yin «suave» interrumpida. La Guerra Fría terminó, los Estados Unidos y la Unión Soviética empezaron a alinearse, como resultado de ese deshielo se produjo la reunificación de Alemania. El Pacto de Varsovia y la propia Unión Soviética se desmoronaron cuando quedó claro que la cohesión ya no se mantendría por la fuerza. La apertura (glasnost) y la comunicación ocuparon un lugar destacado. Las posibilidades de comunicación digital se volvieron cada vez más importantes en todo el mundo – la fase comercial de Internet comenzó en 1990; los teléfonos móviles y, poco tiempo después,  los teléfonos inteligentes, brindaban oportunidades de comunicación independientemente de la ubicación del transmisor y del receptor. Todas las innovaciones de la tecnología de la comunicación, juntas, crearon la ilusión de un acceso ilimitado al conocimiento, o por así decirlo, a una conciencia colectiva cada vez más accesible – y no es de extrañar que hoy almacenemos nuestros datos en una nube. El hecho de que un lago esté relacionado con el elemento metálico puede, inicialmente, ser sorprendente para el lector. Pero el lago sin viento es liso como un espejo – y en él se refleja el cielo, lo divino. Después de todo, la ilusión de una comunicación y una conexión sin restricciones con todos los seres humanos y los contenidos de la ciencia es el reflejo de una conciencia iluminada. Los años 1984-2004 fueron también la época de un hedonismo desenfrenado, de las fiestas y del uso de las drogas lúdicas[i]. Todo ello ocurrió en el signo de la alegría, quizás también como respuesta a la desaparición de las limitaciones anteriores y la intimidación.

 

Gen

 El ciclo de Gen

Esa fase se sustituyó en 2004 por el actual ciclo de Gen/ Montaña. La montaña simboliza el noreste, el hijo menor, los hombros y la parte posterior del cuello, el retirarse (hacia la montaña), el silencio, la meditación, la seriedad, pero también la terquedad y la rigidez, y comprende también el elemento Tierra. Gen, visto desde abajo, consta de dos líneas Yin «suaves» y termina en la parte superior con una línea Yang «fuerte». Así pues, la energía de este trigrama se puede vivir de dos maneras complementarias. Uno puede retirarse a “su propia montaña personal”, distanciarse del mundo y rechazar todo cambio o comunicación. La imagen de la nuca y la tenacidad asociada con ella hablan el mismo lenguaje. El trigrama de Gen, con su línea Yang en la parte superior, en la parte superior de la mente, también puede ser visto como el desarrollo de “una energía y una claridad en la esfera del espíritu del ser humano que debe ser llevado a cabo en el alma y el cuerpo. Ambas líneas Yin inferiores son ambiguas. O son débiles y no pueden responder al impulso (esto habla de inercia, *de una actitud que uno adopta donde uno no actúa contra un mejor conocimiento) – o se convierten en la herramienta flexible del espíritu y permiten que ocurran esas cosas que se ciernen «desde arriba». El aspecto de la separación de todos los viejos conceptos y pensamientos es también parte de Gen – un desafío al que se enfrenta la humanidad. En consecuencia, un giro hacia los valores espirituales, representados por Gen, sería el comienzo de una transformación en la que el alma y el cuerpo seguirían los valores espirituales que se adquirieron en el «silencio en la montaña». Ambas cosas son posibles, depende de cómo cada uno responda a la calidad del tiempo.

 

Li

  El ciclo de Li

Estaremos trabajando duro en Gen hasta 2024, entonces comenzará el ciclo de Li. Li representa el fuego, el sur, la hija de en medio, la fama, la revelación y el reconocimiento, el Ojo. Tiene el elemento de fuego dentro de él y también se le llama «elemento adherente». Visualmente, el trigrama de Li, está compuesto por dos líneas Yang «fuertes», con una línea Yin «suave» en el centro, de ahí la imagen del ojo. Nadie puede decir, de antemano, con precisión, cómo se expresará exactamente esta calidad del tiempo. Uno de los temas principales será la publicación de todo lo que se ha preparado en la «montaña». ¿Esto dará lugar a una densificación, o a una vuelta al Espíritu que nos permitirá superar nuestro egoísmo y nuestra fijación en las cosas materiales?


[1] El músico austríaco Falco dijo: «El que recuerda los ochenta, no los ha experimentado.»

 

Compartir este artículo

Publicar información

Fecha: septiembre 25, 2019
Autor: Angela Paap (Germany)

Imagen destacada: