Liderar los procesos vitales – Parte 2

No en vano se suele decir: el hombre no vive, es vivido.

Liderar los procesos vitales – Parte 2

(viene de la 1ª parte)

Los arcontes son concentraciones astrales impías que la propia humanidad ha construido alimentándolos mental y emocionalmente, cada día, durante siglos, hasta que son tan fuertes que adquieren poder sobre ella. En lo pequeño y en lo grande. Los eones son nubes de arcontes de igual vibración y forman un poder que es casi ineludible. No en vano se suele decir: el hombre no vive, es vivido.

Nosotros mismos todavía contribuimos a esa construcción todos los días, a través de nuestros prejuicios y nuestros miedos, pero también a través de nuestra veneración e idolatría de, por ejemplo, ‘influencers’ (un influyente en redes sociales) o ídolos deportivos, cinematográficos o a través de cualquier tipo de fanatismo. En su libro An Interrupted Life (Una vida interrumpida), Etty Hillesum [1] dice:

Démonos cuenta de que cada átomo de odio que añadimos a este mundo lo hace más inhóspito de lo que ya es.

Cuando somos conscientes de esto, podemos actuar en consecuencia.

Hay transformaciones electromagnéticas a escala mundial, provocadas por la humanidad, que llevan nuestro campo de vida a una desarmonía cada vez mayor, a una crisis, a un límite, un límite al que ahora parecemos acercarnos cada vez más.

En la actualidad se trata de entender cómo lo estamos haciendo nosotros mismos y el mundo. En una conversación con el filósofo holandés Ad Verbrugge, el psicólogo belga Profesor Mattias Desmet [2] muestra cómo hubo una época en la que se vivió el ideal del comunismo, luego el ideal del neoliberalismo y ahora es el  tiempo del tecnicismo idealizado. El poder de los expertos y el gran volumen de datos nos gobierna y controla. Además de esa parte de la humanidad que todavía asume la omnipotencia de la mente, pensar solo en la materia y la maleabilidad que la acompaña está generalmente arraigado. Por lo tanto, la sensación de falta de sentido continúa aumentando. Y eso en realidad tiene sentido, porque de acuerdo con la visión mecanicista, la vida, por definición, no tiene sentido. La ingestión masiva de antidepresivos se supone que debe compensar la falta de perspectiva de sentido.

El profesor Desmet ve un aumento en el agotamiento entre sus alumnos. Y así, según él, se ha creado un caldo de cultivo para centrar la atención en una persona culpable y para el miedo pandémico. Por miedo, el poder democrático se entrega a los expertos, que alimentan el miedo, y surge un círculo vicioso. Luchar contra un enemigo común devuelve un cierto sentido de propósito, de un propósito en la vida, pero promueve la formación de masas muy peligrosas, haciendo que las masas sean inmunes a cualquier oposición. Pero esto simplemente no pasa, según el profesor.

Pero no tiene por qué ser así para nosotros. No necesitamos dejarnos atrapar por la «hipnosis del miedo» global, dejar que nuestra conciencia se nuble y dejarnos sorprender sin voluntad. Si permanecemos despiertos y vigilantes, tenemos el poder de cruzar el reino de los arcontes y los eones y seguir conscientemente la luz del amor.

Si estás bien preparado, no tengas miedo, dice La Voz del Silencio [3]:

Te has alejado de las cosas sensuales, has recorrido el «camino de la vista», el «camino del oído», y te mantienes en la luz del conocimiento. (…) En verdad, tal hombre es poderoso.

(de: Las 7 puertas)

Examinemos de dónde puede derivar  ese poder especial.

Poder de otro orden

Tras el análisis del poder terrenal en sus múltiples facetas, llegamos a un poder de un orden completamente diferente: la omnipotencia de Dios. Un concepto tan grandioso y sobrenatural que somos incapaces de comprenderlo. Por eso tendemos a hacerlo pequeño, terrenal, para traducirlo en un poder que conocemos, que podemos dudar, que incluso creemos que podemos rechazar. Pero eso solo aumenta el caos.

Algo de esa omnipotencia solo se puede saborear cuando maduramos hasta comprender que hay un Plan. Sí, existe un plan para guiar a la humanidad en la Tierra en su camino hacia una mayor conciencia. Todo está subordinado a esto, a ese plan que es la omnipotencia divina, incluso si todo lo que le sucede a la conciencia actual del ser humano es completamente incomprensible al principio. Sin embargo, el punto es dejar que el ser  humano tome conciencia de esa omnipotencia divina y del lugar que ocupa en ella.

¿No sabéis que sois dioses?

Así que volvemos al inicio de este artículo, que describe cómo se recorre ese camino, sucesivamente para, con y a través de la humanidad. Esta es la fase actual: a través de la humanidad, a través de nosotros, la conciencia tiene que crecer. Hemos llegado al punto en que nos enfrentamos a un salto de conciencia. Que lleguemos a ver que no se trata del ego, sino del principio del alma inmortal dentro de nosotros. Que debemos convertirnos en amor, que tenemos el poder de dar ese paso, con la ayuda y guía de la omnipotencia de Dios. En el verso 33 del Tao Te King [4] se dice,

El que vence a un enemigo es fuerte; el que se vence a sí mismo es todopoderoso.

Ahí empieza, con la superación de nosotros mismos. Wei-wu-wei, dice Lao Tse: el no hacer. Practica la endura, dicen los rosacruces, a imitación de los cátaros. Vaciarse de los deseos terrenales, vaciarse de toda agitación astral, volverse silencioso, porque el silencio interior profundamente experimentado es el lenguaje del alma. Entonces habla la Voz del Silencio.

Nuestro anhelo de verdadera nobleza, de lo divino, es el motor. Ahí es donde todo comienza. (…) Debemos llegar a ser tan independientes de las cosas materiales que, en cualquier circunstancia, el espíritu pueda seguir su camino y llevar a cabo su obra.

(Etty Hillesum)

 

Referencias:

[1] Etty Hillesum, An Interrupted Life – the Diaries [Una vida interrumpida. Diario], 1941-1943 y Letters from Westerbork [Cartas de Westerbork], Picador 1996

[2] Angst y massavorming in de coronacrisis [El miedo y la formación de masas en la crisis de la coronavirus]. Una conversación con Mattias Desmet en Ad Verbrugge – YouTube

[3] HP Blavatsky, La Voz del Silencio, Theosophy Trust Books

[4] Lao Tse, Tao Te King, versículo 33

Compartir este artículo

Publicar información

Fecha: octubre 19, 2021
Autor: Anneke Stokman-Griever (Netherlands)
Foto: Kristopher-Roller on Unsplash CCO

Imagen destacada: