El Principito. La historia del regreso. Parte 4

"Para los que no se han visto afectados, incluso una mordedura de serpiente es un beso de amor. Pero para los consentidos, incluso un beso de amor es una mordedura de serpiente' - Mikhail Naimy

El Principito. La historia del regreso. Parte 4

 

A la parte 3

 

ESPERANZA

El pozo vivo que parece haber venido de un pueblo de cuento de hadas está en claro contraste con el desierto del Sahara. Sacan agua del pozo mágico. La polea canta y el sol parpadea en el agua temblorosa del cubo… un pozo de luz, una fuente de esperanza que surge de la fe. «Tengo sed de esta agua», dice el Principito y debe beber primero. Después de que el piloto también sacie su sed, el protagonista le recuerda su promesa de dibujar un bozal para su cordero para que no se coma la rosa. El dibujo está terminado – incompleto, como resulta después – y el piloto percibe que el Principito tiene planes secretos. Se entera de que se acerca el aniversario de la llegada del protagonista a la Tierra, lo cual es una oportunidad perfecta para que vuelva a su rosa, a su asteroide sobre el desierto. Emprenderá su viaje cerca del pozo, así que pasa la noche allí.

Al día siguiente, el piloto ve al Principito sentado en lo alto del viejo muro de piedra (la división entre la esperanza y el amor) cerca del pozo, hablando con una serpiente venenosa – a la que conoció al llegar a la Tierra. Su regreso a casa solo es posible con la ambigua ayuda de la serpiente. Es una prueba terrible: tiene que morir (o «Pareceré como si estuviera sufriendo. Parecerá que me estoy muriendo») por la mordedura de una serpiente venenosa. El piloto no puede detener el plan del Principito. También él se está preparando para volver a casa, ya que logró reparar el motor del avión (sincronicidad).

Las doctrinas de la tradición esotérica han proclamado durante mucho tiempo la ciencia de la «muerte de oro» y de «morir a la vida» cuando un individuo deja atrás, mata su yo terrenal y parte libre de sus cargas y cadenas mundanas. «No puedo llevar este cuerpo conmigo. Es demasiado pesado» dice el Principito. La muerte física es sólo una analogía de la «muerte» de nuestra terrenalidad, pero las dos pueden coincidir. Aquí la historia del Principito coincide con las descripciones de los Evangelios del Misterio del Gólgota. Los textos proporcionan una descripción horrible de la crucifixión y el terror que conduce a ella. Uno tiene que descender a lo profundo para hacer la magnífica resurrección tan completa y catártica como sea posible.

Las últimas palabras del Principito subrayan su responsabilidad hacia su rosa. Luego la serpiente de color sol, con un destello amarillo, provee su veneno curativo para el pequeño hombre que busca dejar la Tierra y volver a casa. Ya que, para el Principito, debido a su inocencia y pureza, la mordedura de serpiente es un beso de amor (según Mikhail Naimy). La serpiente juega un papel similar al de Judas (y como su nombre indica, el judaísmo) con su beso en el Misterio del Gólgota. Sin ella la resurrección mística no podría ser completada.

El Principito no solo vuelve a casa, a su asteroide, sino que entra en el reino del amor.

AMOR

Años después de los acontecimientos el piloto cuenta desde su casa: «Pero sé que regresó a su planeta, porque no encontré su cuerpo al amanecer. No era un cuerpo tan pesado…»

Cuando la oscuridad (miedo, duda, desolación) se desvanece y el Sol brilla sobre un Nuevo Día en el desierto – el corredor de la muerte de la vida – el milagro de los Evangelios se repite: el cuerpo del resucitado desaparece de la Tierra. Una vez desde una cueva, ahora desde el desierto por la noche. Este es un signo de transfiguración, de «morir a la vida».

La oveja dibujada para el Principito tiene un papel enigmático en el cuento. Cuando el protagonista se encuentra con el piloto al amanecer, lo despierta con esta petición: «Por favor, dibújame una oveja». La asombrosa petición que llega en un lugar y momento inesperado de una criatura sorprendente es una llamada de atención para el hombre dormido. Lo sacude de su sueño, sus pensamientos, sus problemas «favoritos» y le da una nueva perspectiva.

La oveja «encerrada» o escondida en una caja es el propio Principito – por lo tanto, no es sorprendente que este sea el dibujo que le gusta – ya que el cordero es el símbolo más antiguo y prominente de Jesucristo (el cordero de Dios). Así como el animal manso e inocente es ofrecido en sacrificio en la fe del Antiguo Testamento, así también Jesucristo es ofrecido en el milagro de la resurrección. El Principito también hace sacrificios por su rosa, que está escondida en su interior como la metáfora del cordero en la caja. Esta flor mágica encerrada en su cuerpo es el corazón de la rosa y la rosa del corazón:  La Rosa.

¿Pero por qué le preocupa al Principito que el cordero se coma su rosa al volver a casa? Otro miedo – duda – se une a este, viniendo del piloto en el epílogo del cuento. Se da cuenta de que se olvidó de poner la correa de cuero en el hocico que dibujó para el cordero, por lo que es inútil (la falta de atención y consciencia). Si el Principito olvida encerrar su rosa bajo el globo de cristal, el cordero puede comérsela en un segundo. El cordero es también un doble símbolo en este sentido: es un animal manso, pero sus dientes representan una amenaza para las plantas comestibles, incluso para las que tienen espinas. Mientras deambulaba por el desierto, el Principito – como «cordero» – temía poder discutir con su rosa, por lo que pidió el dibujo como escudo protector. No podía saber qué resultaría de su auto-sacrificio, qué cambios traería la fase del amor. Al regresar del desierto, el piloto no pasó la fase de la Fe, lo que significa que a veces vuelve a caer en la incredulidad. A veces piensa en el tema del bozal con optimismo, a veces con desesperación. Hace la pregunta, que es crítica para muchos, basada en su estado mental:

Mira al cielo. Pregúntate: ¿es un sí o un no? ¿Se ha comido el cordero la flor? Y verá cómo todo cambia…

Y así la historia inacabada del Principito nos deja mirando al cielo y dentro de nosotros mismos, sin dejarnos nunca y obligándonos a reflexionar sobre ello. En este sentido es similar a las fórmulas finales de los cuentos populares que instan a los lectores u oyentes a utilizar el mensaje de la historia en sus vidas – internamente, no externamente.

Hay una deficiencia lógica en el cuento en cuanto al peligro de la inutilidad del bozal. Incluso si funcionara, seguiría dependiendo de la consciencia del Principito el ponerlo al cordero por la noche. Si se olvida, el cordero puede comerse la rosa. Si el Principito se da cuenta de que el bozal no sirve para nada, dependerá también de su consciencia si olvida o no encerrar su rosa en el globo de cristal. De cualquier manera, su consciencia es crucial. Más aun porque él, de hecho, es el cordero.

Como también es la rosa.

 

flower

 

 

 

Imagen:   Éva Budaházy

 

 

“Uno debe creer en la revelación,

como alguien que no sabe y no tiene experiencias,

primero tiene que creer para conocer y experimentar. (…)

Donde no hay reacción,

la acción inevitablemente se detiene. (…)

Pero cuanta más fe tengamos, más revelaciones vendrán,

o verdades, escondidas en la oscuridad;

ahora se despliega, y solo puede florecer por nuestra confianza.
                                 

– Karl von Eckartshausen

 

                                 

 

                                                                                                                                                      

                                    

 

 

Compartir este artículo

Publicar información

Fecha: octubre 24, 2020
Autor: Fer-Kai (Hungary)
Foto: Logon MP

Imagen destacada: