Un Anillo para gobernarlos a todos, Un Anillo para encontrarlos – parte 2

Hemos forjado nuestro propio anillo y, al hacerlo, a veces hemos suprimido a otros. Solo después de un largo y privativo viaje a través de enredos kármicos madura un concepto superior de libertad.

Un Anillo para gobernarlos a todos, Un Anillo para encontrarlos – parte 2

(Viene de la parte 1)

Tolkien, tiene una visión matizada y poco ortodoxa del mal. No existe, per se, en sus libros, sino que ha surgido de algo originalmente bueno a través de la distorsión o la degeneración. Por lo tanto, los Ringwraiths, los espectros del Anillo, fueron una vez humanos poderosos, Saruman (un sirviente de Sauron), fue uno de los principales magos, y Gollum fue una vez un hobbit. El mal, en las obras de Tolkien, es más como un parásito invisible que busca un huésped para tener un impacto en el mundo. Solo a través de la decisión de admitir lo abismal puede llegar a ser poderoso.

Tampoco el escritor se preocupa por condenar el mal. Sin la cooperación de la codicia terrenal por el poder, simbolizada por Gollum, el Anillo no podría haber sido destruido. Mientras exista el anillo, también existe el deseo de voluntad propia. Solo después de que Gollum cae al abismo junto con el anillo, llega a su fin. Lo abisal finalmente se destruye a sí mismo y, por lo tanto, es redimido.

La tarea que asume Frodo, le lleva a superar la resistencia y ganar claridad y fuerza interior. El mal se convierte en la fuente de algo bueno. Al llegar al destino del viaje, los compañeros logran destruir el Anillo y el ejército de Sauron se desmorona en polvo. El anillo es devuelto al fuego del Monte Doom, desde donde fue forjado por Sauron. En este momento se crea un nuevo espacio de conciencia, un espacio en el que el hombre puede ser primero verdaderamente libre.

La transformación interior

Frodo, el héroe de la historia, no posee las virtudes necesarias desde el principio. Debe permitirles desarrollarse y madurar dentro de él en el curso de la trama. El viaje de Frodo puede entenderse como un prototipo de un proceso interno de transformación y realización.

¿Podemos seguir también este camino?

Podemos embarcarnos en un viaje de aventura a nuestro ser interior, dejando nuestra zona de confort y explorando nuestro propio inframundo (nuestro Mordor), cada vez más profundo. Desde las profundidades de nuestro ser, los indicios de libertad emergen a la superficie de la conciencia. Hasta ahora, hemos traducido principalmente estos impulsos en voluntad propia. Hemos forjado nuestro propio anillo y, al hacerlo, a veces hemos suprimido a otros. Solo después de un largo y privativo viaje a través de enredos kármicos, madura un concepto superior de libertad.

La situación en Mount Doom, el Monte del Mal, es un momento especial de decisión y acción liberadora. Se nos da la oportunidad de entregar nuestra voluntad al poder, nuestra voluntad propia a favor de la necesidad superior y de obtener libertad para siempre. Se trata de la distinción entre dos conceptos de libertad: la libertad para mí y la mía o la libertad para todos con la entrega de la propia voluntad al poder. La verdadera libertad no tolera la opresión. Nos lleva fuera del aislamiento a la plenitud y significa la entrega permanente al ideal superior de libertad.

También nos damos cuenta de que el cambio real solo puede comenzar dentro de nosotros. Entonces descubrimos las posibilidades liberadoras y ya no dejamos que los obstáculos nos detengan. Desarrollar la confianza y el optimismo requiere que no soltemos la mano que nos sostiene, la luz, sin importar cuán arduo y sombrío pueda ser, a veces, el camino hacia la montaña interior del destino. La luz que nos acompaña fortalece y eleva todo lo que resuena con ella, al igual que el efecto fortalecedor del vial de Galadriel. Las fuerzas que actúan en lo oculto, en el inconsciente, pueden ser reconocidas y redimidas.

El camino de transformación conduce desde el modo de adaptación al modo de rendición, hasta la superación. Cuando Frodo abandona el Monte del Destino (Mount Doom), ha cambiado interiormente. La libertad ha sido conquistada por él: una totalidad en un nivel superior. Seguimos largos caminos de desarrollo. En la transición de una etapa de desarrollo a la siguiente, a menudo, las fuerzas obstructivas se interponen en el camino, como cuando el polluelo de ave tiene que romper la cáscara protectora del huevo. Las fuerzas rígidas y retenedoras, que pueden ser protectoras y nutritivas durante mucho tiempo, se vuelven «malvadas» cuando exceden su medida. El círculo (o anillo), es en realidad un símbolo divino de unidad y perfección. El Anillo de Poder fue forjado por Sauron en el Fuego del Origen. Usó los poderes divinos para aplicarlos en una espiral inferior de desarrollo. Superando individual y colectivamente las fuerzas de resistencia en el camino evolutivo, hacemos del símbolo del anillo, una vez más, un símbolo sublime y divino de la totalidad.

El Cumplimiento

Al final de la narración, a Frodo se le permite viajar a Valinor, el hogar de los Valar, los dioses élficos y el mundo donde los elfos viven para siempre, en reconocimiento a sus acciones. Valar, está relacionado con Valhalla, el Salón de los Dioses en la mitología nórdica. Valinor, simboliza el mundo espiritual puro donde no existe oscuridad. Este lugar es el destino del viaje de su vida.

Compartir este artículo

Publicar información

Fecha: septiembre 29, 2022
Autor: René Lukas (Germany)
Foto: Ken Lecoq auf Pixabay CCO

Imagen destacada: