Un Anillo para gobernarlos a todos, Un Anillo para encontrarlos – Parte 1

Todo comienza con el deseo: "Puedo hacer lo que quiera". Este impulso sugiere infinitas posibilidades y conduce, cada vez más, desde la experiencia de la unidad al conflicto y a la separación de la fuente creadora original.

Un Anillo para gobernarlos a todos, Un Anillo para encontrarlos – Parte 1

En muchas culturas y épocas existe el mito del héroe: historias de un héroe que decide luchar contra el mal y ganar la libertad. En las regiones anglosajonas y germánicas conocemos las sagas del rey Arturo, el caballero Parzival y los mitos sobre Sigfrido, que mata al dragón.

Un cuento más moderno que retoma el motivo del héroe es: El Señor de los Anillos de J.R.R. Tolkien. En él, el autor describe la conmovedora y notable lucha del protagonista Frodo por la liberación de la coerción, el poder y la violencia, simbolizada por Mordor, el Anillo de Poder y el antagonista Sauron. En contraste con los numerosos escenarios distópicos de nuestro tiempo, Tolkien presenta, con optimismo, una forma de superar la oscuridad y la esclavitud para siempre. Al hacerlo, permite que los principios y aspectos internos del ser humano aparezcan en el libro como personajes actuantes de una manera simbólica. Cuando vemos lo atemporal y simbólico en la historia, los eventos en ella, de repente, parecen muy reales y actuales.

Fuera de la Comarca

La historia comienza con Frodo, que vive en la Comarca, habitada por la gente de los Hobbits. Este lugar simboliza hábitos preciados y adaptación a nuestra zona de confort, en la que nos hemos asentado y nos sentimos seguros. La palabra «hobbits» está relacionada con «hábitos».

Frodo recibe un anillo de oro de su tío Bilbo, que determinará el curso futuro de la trama. Simboliza las fuerzas oscuras de la seducción para potenciar la locura y la imperiosidad. El anillo tiene el poder de destruir todo lo que es bueno, verdadero y hermoso.

Parte de la inscripción del anillo dice:

Un Anillo, para gobernarlos a todos, Un Anillo para encontrarlos,

Un Anillo para traerlos a todos y, en la oscuridad, atarlos. [1]

En posesión del único Anillo de Poder, Frodo está destinado a una misión significativa y difícil, ya que si el Anillo cae en manos del señor oscuro Sauron, conducirá a la esclavitud y caída de toda la Tierra Media. Frodo y sus compañeros asumen la tarea de destruir el Anillo. Dejan la Comarca y emprenden un viaje difícil a través de Rivendell, Lorien y Rohan hasta Mordor, para finalmente destruir el Anillo en los fuegos del Monte Doom. En el proceso, el Anillo se convierte en una pesada carga para Frodo. Junto con sus compañeros, experimenta muchos peligros y es gravemente herido varias veces y casi muere en el proceso. Las tentaciones que ejerce el Anillo lo llevan a conflictos internos.

Aquí reconocemos el motivo del sacrificio, como requisito previo para la liberación y la realización.

Además del motivo del sacrificio, el aspecto de la culpa también aparece en la historia. El antiguo rey Isildur, uno de los antepasados de Aragorn (uno de los compañeros de Frodo, más tarde rey de Gondor), tuvo la tarea de destruir el Anillo en tiempos prehistóricos. Pero se negó y sucumbió a las tentaciones del poder. Más tarde Isildur es asesinado y el Anillo se pierde por un tiempo hasta que pasa a manos de Smeagol (más tarde llamado Gollum), quien vive con el anillo en cuevas oscuras, y luego llega a Bilbo y a Frodo.

A medida que avanza la trama, Aragorn, como descendiente de Isildur, pide a los espíritus de los muertos que luchen contra Sauron en los campos de Pelennor para que puedan ser redimidos. Reconocemos en esto el aspecto de la restitución y el perdón de la culpa como un requisito previo para la transformación.

Frodo mantiene su ojo en su objetivo, experimenta graves dificultades y supera la oposición. Su compañero más importante es Sam. Apoya a Frodo y siempre está a su lado. Sam simboliza el coraje, la lealtad y la confianza. El buscador de libertad nunca debe perder su confianza en un buen final, sin importar cuán oscura y amenazante sea la situación.

Otro motivo para la transformación positiva es la compasión y la misericordia. Al mostrar compasión a Gollum a través de Frodo (y Bilbo antes que él), es capaz de sobrevivir y llevar a los compañeros al Monte Doom. A su manera, Gollum contribuye a un final imprevisto del Anillo.

Fuerzas claras y oscuras

Para Tolkien, su trabajo también trata sobre la naturaleza del bien y del mal. Las fuerzas de la luz (simbolizadas por el mago Gandalf, los elfos Galadriel y Elrond, y el águila Gwaihir) ayudan, apoyan y abren perspectivas inesperadas de libertad. Sin embargo, no pueden aliviar a Frodo de las dificultades del camino. Cuando los compañeros se despiden de los elfos en Lothlorien, Galadriel le da a Frodo un frasco de luz. Le da al portador coraje y confianza en los momentos de mayor necesidad. Galadriel habla con Frodo: «(La luz del vial) brillará aún más cuando se trate de la noche. Que sea una luz para ti en lugares oscuros cuando todas las demás luces se apaguen«. [2]

Tolkien describe los elementos que pueden conducir a una transformación positiva como:

– Confianza, valor y optimismo

– Devoción, sacrificio y apoyo amoroso

– Gracia, compasión, perdón de la culpa

– Determinación, perseverancia, conquista de sí mismo

– Unidad

Las fuerzas oscuras en la obra de Tolkien apuntan a las debilidades personales y buscan tentar. Una característica particular del Anillo es distorsionar y amplificar los poderes de aquellos que lo poseen. También ofrece la posibilidad de actuar en secreto. El Anillo (cuando se usa en el dedo) no solo hace que Frodo sea invisible, sino que también lo aísla de la comunidad humana y lo hace visible para el Ojo de Sauron, así como para los Ringwraiths, los espectros del Anillo, que lo sirven. Tolkien describe el Anillo como un artefacto mágico al que han pasado la voluntad y el poder de su creador. El poder del Anillo simboliza una separación del Todo-abarcador. Sauron se ha convertido en el gobernante, en el limitado; separado de la profundidad de su propio ser, está sujeto a los elementos separadores y engañosos. Por un lado, aísla y, por otro lado, abre y crea espacios de vida protectores para todo lo que encuentra entrada en él, incluyendo el abismo.

El anillo simboliza la seducción por un cierto concepto de libertad, correspondiente al deseo idiosincrásico: «Puedo hacer lo que quiero». Este impulso sugiere infinitas posibilidades y conduce, cada vez más, desde la experiencia de la unidad al conflicto y a la separación de la fuente creadora original. El sistema alma-espíritu del ser humano gira cuando se cede a la tentación. Se desarrolla una conciencia de separación del ser espiritual superior, así como la ilusión de carencia, preocupación y miedo. De esto germina el deseo de posesiones, poder y control para remediar la carencia. Este deseo choca con las aspiraciones de los demás, creando conflicto y lucha. Los resultados son culpabilidad, proyección de culpabilidad («los demás son responsables»), leyes, juicios y castigos. De esta manera, el hombre es finalmente llevado a la ignorancia total y al olvido de su verdadera naturaleza. Al igual que el efecto dominó, se desarrolla una reacción en cadena: cuando la primera piedra cae, también lo hacen todas las demás piedras. La primera piedra fue el pensamiento aparentemente inofensivo de poder hacer lo que uno quiere.

La magia del anillo es fuerte. Incluso un compañero de Frodo se enamora del anillo:

«¡Ah! ¡El Anillo!», Dijo Boromir, con los ojos iluminados. «¡El anillo! ¿No es un destino extraño que suframos tanto miedo y duda por una cosa tan pequeña? ¡Qué pequeña cosa!» [3]

(continua en la parte 2)


[1] J.R.R. Tolkien, El Señor de los Anillos, HarperCollins ebooks 2005, parte 1: La Comunidad del Anillo, p. 50

[2] Op. cit., p. 376.

[3] Op. cit., p. 398.

Compartir este artículo

Publicar información

Fecha: septiembre 29, 2022
Autor: René Lukas (Germany)
Foto: Pau Llopart Cervello auf Pixabay CCO

Imagen destacada: