Permanecer en el no saber

Entrevista a Merlijn Twaalfhoven, emprendedor cultural y compositor

Permanecer en el no saber

Merlijn Twaalfhoven no solo se ocupa de todo tipo de asuntos relacionados con la música, sino que tiene una fuerte necesidad de que esta signifique algo para la humanidad. Hace unos años, realizó encargos musicales basados en sus composiciones para proporcionar a las personas, a menudo fuera del teatro, una experiencia esencial y crear una conexión positiva. Desde hace algunos años, ya no está interesado en el arte como producto final, sino en el proceso de hacer arte. Merlijn habla con entusiasmo, rapidez y verdadera pasión. No solo encuentra muchas cosas interesantes, sino que también ve muchas cosas que deberían hacerse de manera diferente.

 

Has estudiado mucho un instrumento musical en el Conservatorio, sobre todo componiendo, pero también diferentes aspectos de la música y del arte en la Universidad. Y ahora también quieres transmitir algo a los demás. ¿Qué es el aprendizaje para ti?

Para ser honesto, no uso la palabra «aprender» con mucha frecuencia. Prefiero hablar de percibir. Pienso mucho en cómo podemos asegurarnos  percibir bien, con claridad. Por supuesto que no existe la observación objetiva, pero podemos asegurarnos de crear las condiciones para observar de la manera más amplia posible. Por ejemplo, es bueno no estar intoxicado por ciertas sustancias, pero también hay muchas formas de micro-intoxicación, como consumir noticias, reaccionar a mensajes individuales o compartir tu opinión, entre otras cosas.

Mi pensamiento pasó por un cambio de paradigma cuando tenía 26 años, durante una estancia en Japón. En Occidente, a menudo pensamos en términos de bien y mal, superior e inferior; encasillamos todo y le asignamos un valor moral. En Japón es muy diferente. Allí, la visión del mundo es que todo lo que ves a tu alrededor tiene alma (animismo). Hay, por así decirlo, fuerzas que interactúan, dan y reciben, y tratas de estar en armonía con eso, de aceptar lo que está ahí. Por ejemplo, cuando construyes una casa, das las gracias y te disculpas con el espíritu del bosque del que cortaste la madera, pero también estás sirviendo al espíritu de la casa que estás construyendo. Y algo tan hermoso, tomas té todo el día; ellos practican la ceremonia del té, porque todo lo cotidiano también tiene algo de sagrado si estás realmente atento. Esta experiencia de Japón me abrió a una forma totalmente diferente de ver y experimentar, una perspectiva totalmente diferente del mundo.

Así que, para mí, el aprendizaje es una percepción abierta.

 

¿Cómo puedes percibir abiertamente? ¿Qué se necesita para ello?

Hay muchas cosas que pueden complicar o promover la percepción abierta. Está el aspecto del tiempo. ¿Puedes estar en el ahora? Porque cuando vives en el pasado o en el futuro, no puedes percibir abiertamente, pues tus pensamientos, tus sentidos, tu conciencia, están en otra parte. Tienes una especie de anteojeras como un caballo cochero, que solo ve ciertas cosas y no percibe el resto. También está el aspecto del espacio. Solemos llenar completamente nuestro mundo con ideas, cosas, certezas. Todo debe ser lo más eficiente posible, y lo que hagas debe ser útil de acuerdo con la moral imperante. Creo que es importante crear un espacio que no esté coloreado por cosas que ya has decidido, un espacio para lo que no conoces. Si realmente puedes percibir abiertamente, también puedes ver cosas que te sorprendan, cosas inesperadas que te tocan. Entonces aprendes.

Por otro lado, hay muchas ocasiones en las que nos resulta sumamente útil simplificar nuestro mundo a funciones y símbolos. De esa manera, puedes ser eficiente y útil. Una historia que fue muy apreciada en nuestra familia cuando mis hijos eran pequeños: “Llegamos a una encrucijada y vimos el color rojo. Vaya, qué hermoso tono de rojo. Luego vimos el color verde. Vaya, qué hermoso color, ese verde. Luego vimos el color naranja. Sí, ese es un color especial. Y luego vimos rojo de nuevo. Bien, ahora se está volviendo aburrido, vamos.» Como puedes ver, estar orientado a los objetivos y ser capaz de reaccionar a tu entorno de acuerdo con las etiquetas es bastante útil. Pero el aprendizaje se hace mejor en momentos de desaceleración, este tiempo actual (la pandemia) es un ejemplo de esto. Durante esta desaceleración, estará abierto a todas las cosas nuevas que el entorno quiera decirle.

 

¿En tu opinión, qué tenemos que aprender como seres humanos?

El mundo se ha vuelto complejo. En el pasado, una persona sabía en lo que se convertiría; solo tenías que mirar a tus padres y sabías qué profesión desempeñarías. La religión estaba ahí para las cosas que no podías explicar y te daba seguridad sobre la enfermedad y la muerte. Pero hoy en día puedes convertirte en cualquier cosa, aunque solo sea por un tiempo. Y la religión ya no es evidente por sí misma. Entonces la seguridad que la gente tenía en ella se diluye, aunque eso no significa que la gente ya no busque certezas.

Al atribuir valores a las cosas, el consumismo es un soporte que se ha desarrollado de manera muy inteligente durante los últimos cien años. Así que cuando compras ese producto tienes algo a lo que aferrarte nuevamente acerca de quién eres y quién quieres ser. Y con la nueva temporada hay que renovarlo. Con esto nos alejamos del inconveniente de no saber. Pero todos vemos que la Tierra no puede sostener este comportamiento. Está bien que nos sintamos incómodos por eso. ¿Dónde está tu enganche y cuánto necesitas?

En mi juventud y cuando era niño, participé en las actividades de la Rosacruz y siempre se habló de buscadores. Veo eso como una fase en la que la gente se separa de algún tipo de estado de dependencia, como del consumo. Esto nos presenta una paradoja. Debes sentirte seguro para poder hacer ciertas preguntas. Así que, para tener dudas, debes tener certezas. Por ejemplo, la seguridad de un entorno social donde las personas entienden que estás haciendo preguntas y tienes dudas. Hoy se nos permite ser buscadores de nuestra propia verdad. Pero eso comienza con permanecer en el no saber.

 

Dices «quédate en el no saber». ¿Es eso con lo que estás lidiando ahora mismo, «habilidades de inseguridad»?

Sí, está bien cuando no tienes un asidero. Los artistas lo saben muy bien, porque comienzan con un lienzo blanco y crean algo desde la nada. Para mí, se trata cada vez menos del producto final, como cuando todavía solía llamarme compositor. Por supuesto que disfruto tocando el violín. Pero aun más valioso para mí es el proceso de búsqueda e investigación. ¿Cómo reacciona el entorno a lo que hago, cuál es mi próximo paso? Es abrazar la incertidumbre. Eso, por definición, no es eficiente ni útil. El arte simplemente «es». Por eso creo que es una pena que, aproximadamente, durante el último siglo y medio, el propio arte se haya convertido en una mercancía, en parte de la economía, donde debe ser útil y donde el artista debe ser el profesional que lo conoce.

Quiero comprometerme con el artista que hay en todos. Esa «mentalidad de artista» puede ayudar a todos a encontrar soluciones a los problemas y a estar bien sin algo a lo que aferrarse. Si la cuarentena actual nos ha enseñado algo, es que el futuro no se puede predecir. Entonces, ¿cómo proceder?

 

¿Cómo conseguimos la mentalidad de un artista?

Eso no se obtiene a través de un libro. Pero hay condiciones que puedes crear; por ejemplo, que estás abierto y que te permites asombrarte. Pero también que permitas la belleza: veo esto como una condición importante para conectar con algo.

Para mí tiene sentido que nuestro ego se interponga en nuestro camino; siempre he tenido algunos problemas con lo que a veces se llama desapego del mundo. Porque ese es precisamente mi impulso: conocer gente, conectarme con todo y con todos, ver la belleza del mundo detrás de la superficie. Si te sientes intensamente conectado en el encuentro con los demás, entonces creo que combates contra el ego. Entonces te asombras por ese mundo complejo, por la búsqueda y la lucha de los demás, porque también reconoces sus miedos e inseguridades. Puede sonar como una paradoja, pero la conexión con los demás te da la libertad para dejar atrás tus miedos. El miedo a la posesión o la materia es entonces tan relativo. Experimenté esto, por ejemplo, cuando trabajé como compositor y músico en campos de refugiados. Pensé, esta es una cultura completamente diferente, debemos ser muy diferentes. Pero en la música podíamos compartir tanto; nuestras emociones, nuestros sentimientos son todos tan reconocibles. Luego puse mi individualidad en perspectiva y experimenté la conexión con la gente.

La unidad.

La paradoja a la que me refiero es que a través de la conexión con otros puedo soltarme.

Así que, como una condición previa para esa mentalidad de artista, veo que tenemos que sentirnos conectados con el todo, que tenemos que tener confianza y el valor para hacer algo nosotros mismos. Porque mucho tiene que cambiar. No es un proceso pasivo, ya que solo los peces muertos flotan con la corriente. En la literatura zen, por ejemplo, avanzar con la corriente es una actitud muy activa.

Como ser humano, te esfuerzas, luchas por lo más elevado, o por algo que tienes que hacer, una urgencia. Con esa conexión, la confianza, también tienes el valor de realizar acciones concretas. Como en una especie de historia de caballeros.

 

Dijiste en algún lugar que te gustaría vivir durante cientos de años. Entonces, ¿qué es lo que quieres tanto?

La vida es un gran milagro, del cual somos parte por un momento. Veo tantas posibilidades; lamentablemente también hay muchas cosas que no podré hacer, países a los que no puedo viajar, gente que no conoceré. Creo que es importante poder cambiar las cosas, hacer del mundo un lugar más hermoso. Entonces es terriblemente frustrante tener tan poco tiempo para eso.

En el futuro, quiero compartir ideas sobre esa mentalidad de artista y hacer que ese proceso sea accesible con personas que estén familiarizadas con él, como los artistas. ¿Cómo se puede abordar la vida con esa percepción abierta, juguetona e imaginativa? Quiero traer esos principios al mundo. Para que podamos dejar de lado nuestra sensación de escasez. Eso es lo que nos pide el planeta. Ya no creciendo económicamente, sino dando prioridad a cosas que funcionen de manera constructiva para nosotros los humanos, para nuestro planeta. Se trata de cohesión, de cómo las personas se conectan entre sí, de cómo pueden ayudarse y apoyarse mutuamente, aprendiendo unos de otros. Estos valores humanos salen a la superficie, especialmente en este confinamiento.

Como ser humano espiritual, pienso en crear espacio. Si silenciamos el ruido en nuestras cabezas y en la sociedad, no desde una atmósfera intoxicada, o desde la posición relajada de una clase de yoga o algo así, sino desde un activo no-saber, un despertar y un estado de alerta, entonces surge una voz dentro de ti. Quizás resulte paradójico que esté hablando de ese silencio porque realmente me gustaría comprometerme a provocar todo esto en otras personas. Así que estoy hablando de desaceleración, pero es un gran desafío para mí encontrar más paz, porque siento la necesidad de compartir las ideas.

 

¿Quién es Merlijn Twaalfhoven?

Merlijn

Merlijn Twaalfhoven (1976) es un compositor, director de orquesta y empresario cultural holandés. Estudió en el Real Conservatorio de La Haya en sus años de escuela secundaria; luego Composición y Viola Alta en Ámsterdam, pero también Historia del Arte (Universidad de Leiden) y Etnomusicología (Universidad de Ámsterdam).

Merlijn tiene 44 años y ha sido una persona ocupada toda su vida, que hace muchas cosas al mismo tiempo y no quiere elegir. El espacio frecuentemente juega un papel importante en su trabajo, a menudo fuera de un teatro. Al principio de su carrera, por ejemplo, hizo que 400 turcochipriotas y grecochipriotas interpretasen la pieza musical “Llamada de larga distancia” en techos y balcones a ambos lados de la frontera. Los temas de su trabajo son el silencio, el encuentro y la interrupción. Desde hace algunos años, el arte como producto final ya no ha sido el foco central, sino el proceso y lo que él llama la mentalidad del artista. Para ello fundó The Turn Club. Desafía a otros artistas a difundir su forma de pensar y sus habilidades más ampliamente en la sociedad para hacer frente a los desafíos de nuestro tiempo.

Compartir este artículo

Publicar información

Fecha: agosto 4, 2020
Autor: Ansfrida Vreeburg (Netherlands)

Imagen destacada: