Liderar los procesos vitales – Parte 1

¿Qué es el poder?

Liderar los procesos vitales – Parte 1

El poder pretende mantener a la sociedad dentro de los límites de funcionamiento. El curso de la humanidad es un camino para aumentar la conciencia, mediante prueba y error. Mientras el ser humano siga siendo una mezcla de instintos e ideales superiores, este conjunto debe ser dirigido en la dirección correcta para evitar el caos y la decadencia. En este caso, es bueno que un líder sabio se encargue de esto, alguien que tal vez sea más consciente que aquellos a quienes debe dirigir, sobre quienes debe ejercer su poder. ¿Quién es tal líder? Volvamos al pasado primordial.

En el momento de la publicación de los cuatro volúmenes de La Gnosis Egipcia Original y su llamada en el eterno presente, proclamada y explicada de nuevo sobre la base de la Tabula Smaragdina y el Corpus Hermeticum de Hermes Trismegistos, por J. van Rijckenborgh se incluyó el siguiente texto [1]:

En los primeros tiempos de la era aria, cuando el cuerpo racial de la humanidad apenas era apto para expresar en la esfera material alguna conciencia en vías de despertar e incluso no podía hablarse de una marcha consciente por la vida, fueron los hijos de Dios los que regularon para la joven humanidad el curso vital y los procesos vitales relacionados con ello y los dirigieron. Así pues, en aquel tiempo, los sublimes de Hermes trabajaron literalmente para la humanidad. […]

En la segunda fase, la conciencia de la joven humanidad había crecido y evolucionado suficiente. El ser humano empezó su camino del nadir por los campos terrestres. Su desarrollo intelectual había aumentado hasta tal punto que a éste se le pudo dar a conocer la verdad que sirve de base a toda existencia. Y, a partir de ese momento, los hijos de Dios vinieron de inmediato a la humanidad. […] Así empezó el formidable y glorioso período humano que nos relatan los mitos y leyendas. La portentosa venida de los dioses que aparecieron en la Tierra y trataron con la humanidad como verdaderos reyes y sacerdotes, cuya comunidad también se conoce como Orden de Melquisedec. Así vino a morar la verdad entre los seres humanos. Así vino la verdad a llamarles a su verdadera Patria.

Y entonces nació el tercer período: el ser humano había oído hablar de la verdad. Había visto como la verdad viva tomaba forma en muchos. El gran avance había tenido lugar. Ahora el ser humano debía demostrar que podía llevar a cabo la liberación en y por su propia fuerza. En adelante, la verdad tendría que conocerse en la propia humanidad y a través de la misma. Nació el sacerdocio-real humano. Los hijos de Dios se retiraron a sus propias regiones vitales, para proporcionar desde allí la ayuda y la guía que, eventualmente, fuesen necesarias.

Nadie de nuestro tiempo tiene porque esperar que los hijos de Dios aparezcan nuevamente en la Tierra, como anteriormente, aunque entidades de la esfera reflectora, en la Gran Farsa, imitarán con mucho gusto este retorno. Usted lo sabe.  ¡Quien tenga en mente el futuro de la humanidad, no debería dejar estos libros sin leer!

Así que vivimos en la tercera fase de la historia de la humanidad, en la que el ser humano ha recibido el poder revertir su propio destino. Ya no vive «bajo la ley», sino «convirtiéndose él mismo en ley» (palabras de Jesús), porque el hombre ha adquirido ahora (en teoría) la conciencia correspondiente en el ínterin. Pero el hombre aún no es perfecto, está en camino, y vemos a nuestro alrededor todos los días lo difícil que es dar un paso en la dirección correcta.

¿Quiere la gente un poder sobrenatural que la eleve más allá de sí mismos? En otras palabras, ¿lo necesita?

Aparentemente, si se observa la historia, siempre ha habido una jerarquía en los diversos lugares de la Tierra, desde el poder del anciano de la tribu hasta el poder más o menos absoluto del –declarado o no divinamente– emperador, faraón, zar, papa, sumo sacerdote, señor del castillo, señor de la guerra, gran timonel y así, sucesivamente, hasta el presidente, presidente de la junta o primer ministro. Un patrón universal.

Experimentar un poder sobrenatural, que represente la sabiduría que aún le falta al propio hombre, es (o tal vez fue) una necesidad universal.

Mellie Uyldert escribe en su libro Los poderes ocultos de las gemas [2]:

El poder derramado sobre la cabeza del monarca por el espíritu popular en la coronación, a petición del pueblo, se ve como una luz dorada. Eso está representado en el oro de la corona. Particularmente si uno ve al espíritu popular como un servidor del gran espíritu solar, porque el oro conduce en gran medida la energía solar, que trae vida, felicidad y prosperidad. Así que es prácticamente el mejor conductor. (…)

Con el mismo propósito, el sumo sacerdote de los hebreos lucía su peto con doce gemas, en sintonía con los doce signos del zodíaco y los correspondientes doce planetas (visibles e invisibles).

Las gemas guían las fuerzas de los espíritus planetarios, que llevan a cabo las iniciativas del espíritu solar. (…)

Así que llevar la corona convierte al monarca en una tremenda batería de poder.

Por lo tanto, en la antigüedad, el rey y la reina no tenían nada más que hacer que sentarse en sus tronos dorados con las coronas de oro y piedras preciosas en la cabeza y el cetro y el orbe (que simbolizan las fuerzas masculina y femenina: yang y yin) en sus manos. Así irradiaban fuerza como centro de su imperio, el corazón de su pueblo. Constantemente recibiendo desde arriba y vertiendo hacia abajo.

Una bella imagen, basada en la suposición de que «el poder» es entregado total y sinceramente por el pueblo al sabio monarca. Pero los tiempos han cambiando hoy en día. La autoconciencia ha crecido; la gente cree saber lo que le conviene, confía en sí misma. En muchos países, un rey es solo un extra simbólico o ha sido abolido por completo. Un gobierno elegido democráticamente sigue siendo aceptable, si proporciona y garantiza la libertad, la prosperidad y el bienestar tanto como sea posible. Pero dada la ley terrenal de que todo se convierte en su contrario, vemos democracias que degeneran en dictaduras, y los dictadores son depuestos nuevamente porque la gente anhela democracia. Este constante cambio de poder es un excelente ejemplo del ascenso, resplandor y Tierra.

Si recapitulamos qué es realmente el poder, vemos la división en:

un predominio natural basado en

  • experiencia de vida
  • sabiduría, intuición
  • una actitud cordial hacia todos
  • para servir al desarrollo de la conciencia humana

y una preponderancia artificial, basada en

  • jugar con el miedo
  • agitar a la multitud
  • controlar el ejército
  • ayuda con (mucho) dinero
  • habilidades de manipulación (que ya comienzan en el patio de la escuela)

Por encima de eso hay

  • el poder de las influencias planetarias
  • el poder de los arcontes y eones.

(Continúa en la 2ª parte)

 

Referencias:

[1] J. van Rijckenborgh, La Gnosis egipcia original, capítulo XXXIV, pág. 289, Fundación Rosacruz, Zaragoza 2005

[2] Mellie Uyldert, De verborgen krachten der edelstenen (La magia de las piedras preciosas: los poderes ocultos de las gemas, su influencia en el hombre y su conexión con la magia, la astrología, la curación y la religión), Turnstone Press; Primera edición en inglés, 1981

Compartir este artículo

Publicar información

Fecha: octubre 19, 2021
Autor: Anneke Stokman-Griever (Netherlands)
Foto: Unsplash CC0

Imagen destacada: