El desarrollo espiritual del Alma Popular Celta – Parte 11

Bardos

El desarrollo espiritual del Alma Popular Celta – Parte 11

(viene de la parte 10)

Dentro las tribus celtas había tres grupos que ejercían el liderazgo y, entre ellos, los bardos desempeñaban un papel especial.

Los bardos eran cantantes y poetas itinerantes. Sirvieron a la religión a través del arte. Como narradores, mantuvieron vivos los mitos del pueblo.

¡Gracias a los bardos, sabemos tanto sobre los druidas celtas!

Como cantores itinerantes y maestros del pueblo, ejercían una gran influencia formativa en sus oyentes. Con su capacidad expresiva, podrían inspirar a los oyentes o, en su caso, alentarlos. En tiempos de guerra instaban a los guerreros a ser valientes, pero también podían burlarse profundamente de los que se habían portado mal. Los bardos estaban entrenados en la alabanza y, cuando algo no les agradaba, se burlaban y usaban la sátira para socavar a los oponentes de su monarca. Por ello, fueron pagados por los príncipes para cantar sus honores y hazañas.

Los bardos, como los mejores, eran capaces de suscitar coraje y entusiasmo, de apreciar y alabar, y de apaciguar las pasiones. Los bardos despertaron la conciencia humana. Así como el druida daba forma a las ceremonias religiosas, el bardo lo hacía con las fiestas mundanas: daba un trasfondo mítico a estas reuniones. De esta forma, estos cantores fueron los portadores de la cultura y formaban el alma del pueblo.

En Irlanda, tanto en los períodos precristianos como en los primeros del cristianismo, había escuelas donde los bardos recibían su formación. Esta educación no debe ser subestimada, porque alguien que quisiera convertirse en bardo y así dirigir, por ejemplo, tenía que ser capaz de escuchar música en el más profundo silencio. Hasta el siglo X, según G. Murphy [3], el tiempo dedicado al estudio de compases [ritmos] y literatura heroica, podía durar hasta doce años. El elevado arte de la poesía practicado por los ‘fili’, los maestros poetas, los situaba al mismo nivel que los druidas y su sabiduría. Se decía que un buen bardo había comido el corazón de un pájaro, y por eso su corazón tenía alas y volaba cuando cantaba.

El entrenamiento bardo agudizaba la memoria y refinaba la concentración, lo que llevaba al fili a un nivel de destreza mágica.

Un ejemplo de esta habilidad mágica es el siguiente.

Taliesin, el famoso poeta, siendo un niño, destruyó la dignidad de una sociedad de poetas que pedían una recompensa al rey. Pasaron junto a Taliesin, que tocaba ‘blwrm, blwrm, blwrm’ con los dedos sobre los labios e ignoraron al pequeño. Sin embargo, cuando estuvieron ante el rey, todo lo que podían hacer era decir ‘blwrm, blwrm, blwrm’. El rey, asombrado, preguntó si estaban borrachos, ¡pero los bardos tuvieron que admitir que su comportamiento fue causado por Taliesin!

Así que, en los bardos, también había otro lado, y no debía ser malinterpretado. Por ejemplo, un bardo podría realizar cambios mágicos en un paisaje o en animales y volverlos estériles. O podría ampollar la cara de un enemigo que se atreviera a burlarse de él o a hacerle daño.

Las escuelas bardas celtas precristianas sobrevivieron intactas en la época cristiana, lo que hizo que Irlanda fuera tan especial. Así, los cantos míticos y heroicos siguieron resonando, y estos antiguos versos se enriquecieron posteriormente con textos cristianos.

El espíritu popular de los celtas estaba, pues, fuertemente vinculado con las fuerzas cósmicas de Cristo, que se activaban lenta pero constantemente.

He aquí un antiguo poema irlandés en el que Cristo es el Logos que resplandece en el mundo e ilumina la oscuridad:

En el tiempo antes de que viniera el Hijo de Dios,

la tierra era un pantano negro,

sin estrellas, sin Sol, sin Luna,

sin cuerpo, sin corazón, sin forma.

Las llanuras y las colinas se iluminaron,

el gran mar verde se hizo claro,

toda la Tierra empezó a brillar,

cuando el Hijo de Dios vino a la Tierra.

Este verso muestra que los celtas eran un pueblo espiritual; a su manera, veían a los dioses activos en la naturaleza, en las plantas, en los árboles y en el aire. Su mundo era de naturaleza espiritual. Sobre todo, por lo tanto, eran conocedores de la palabra y la oratoria y estaban familiarizados con el poder que podía emanar de ellas.

El poder de los bardos, sin embargo, desapareció cuando los reyes ya no pudieron permitirse sus reuniones, a veces multitudinarias. No querían que se burlaran de ellos pues, a veces, los dejaban avergonzados (¡hubo momentos en que docenas de bardos aparecían en la corte!). Eventualmente, sus demandas y burlas se volvieron excesivas y esto condujo a su gradual desaparición. Finalmente, los bardos fueron protegidos por los monjes cristianos y se les dio el derecho a existir.

(Continúa en la parte 12)

 

Fuentes:

[1] Jakob Streit, Sonne und Kreuz [Sol y cruz], Freies Geistesleben, Stuttgart 1977

[2] Caitlín Matthews, Los elementos de la tradición celta, Libros de los elementos, 1989

[3] G. Murphy, Bards and Filidh [Bardos y Fili], Éigse 2, 1940

 

Compartir este artículo

Publicar información

Fecha: marzo 22, 2022
Autor: Benita Kleiberg (Netherlands)
Foto: Paul Bates auf Pixabay CCO

Imagen destacada: