El artista de la vida. El arte real de la construcción

Cuando el principio de Luz vibra en mi ser, puede tocar el principio de luz de otras personas, y crear resonancia, conectividad. De ahí surge una obra de arte común, creada por todos para todos.

El artista de la vida. El arte real de la construcción

¿Conoces a un superviviente en el arte de vivir? Alguien que dice: “Lo tomo como viene, y lo aprovecho al máximo». ¿Es usted tal vez un artista del vivir?  ¿Qué piensa usted de una persona así, un alma alegre, alegre y con buen corazón? ¿Lo respeta porque tiene el don de enfrentarse a la vida sin expectativas y moverse con flexibilidad y creatividad en las situaciones que la vida le presenta? ¿Cuál es exactamente su arte?

El arte

Primero, veamos una definición de arte en general:
“El arte es el resultado de un proceso creativo, al final del cual casi siempre hay una obra de arte, pero el arte también puede ser el propio proceso.”

Lo que se quiere decir con ello, queda claro cuando escuchamos un concierto. La obra de arte es la pieza musical creada por el compositor, y el arte puede concretarse en el proceso desarrollado por los músicos que interpretan la pieza con virtuosismo, bajo la dirección de un director de orquesta.

Tanto en la pieza como en el proceso, el arte surge de la interacción entre el corazón, la cabeza y las manos. Quizá no siempre está claro si comienza en el corazón o en la cabeza. ¿Es una inspiración, es la mente la que marca el comienzo? ¿O es un deseo (del corazón) de crear algo especial, algo definido? De hecho, en la interacción de estos dos centros del ser humano, el arte comienza a desarrollarse; luego las manos lo moldean en algo que se puede ver y oír, haciéndolo discernible.

Arte de vivir

Puesto que no parece que se esté creando una obra de arte visible, es lógico considerar el arte de la vida como un proceso en el que el artista diseña continuamente su vida, de forma creativa. También en este caso el proceso se desarrolla a partir de la acción conjunta del corazón, la cabeza y las manos.  En el juego de la vida, la persona (si lo vemos como un artista del vivir) absorbe la inspiración, la transforma en suya, la llena con el poder de su corazón y la teje en el tejido de su vida. No dice “¡No!”, dice “Sí”, y “Ya veremos cómo va”, y luego salta sobre los obstáculos que la vida le pone delante. Puede surfear la ola. Su vaso nunca está medio vacío, en el peor de los casos está medio lleno. No juzga, sino que elige confiando en la voz del corazón y en su mentalidad abierta. Así es como crea su vida, su obra de arte, en un proceso de crecimiento continuo. Pablo Picasso dijo: “Cuando la obra está terminada, el artista está muerto.” En el caso de un artista de la vida, sería: «Cuando el artista muere, su obra se completa».

El Arte Real de la Construcción

El término procede de la tradición francmasónica. El objetivo de esta «construcción» era reconocer las leyes del mundo divino y hacerlas realidad en el campo de la vida terrenal. Así es como se pueden entender las referencias en la Biblia: “Construir en la piedra angular de Jesucristo” o “Si el Señor no construye la casa, se trabaja en vano, la obra de los constructores es inútil”. El ser humano debe convertirse en un constructor de mundos y, para ello, primero debe aprender a reconstruir su «vivienda física» con poderes divinos.

Jan van Rijckenborgh, en La enseñanza elemental, escribe: «Estos hombres libres o liberados poseen en realidad sus poderes y fuerzas naturales, mientras que nosotros, en nuestro estado de ser actual, somos subhumanos. El camino de regreso, o renacimiento gradual a nuestra naturaleza divina original con todas sus consecuencias, es un desarrollo gnóstico conocido como ars magica, arte mágico, o como reconstructio, arte real.”

Este arte también surge de la interacción, la cooperación, entre el corazón, la cabeza y las manos. Pero esto tiene lugar de una manera muy especial.

También aquí, al principio, hay un deseo que surge en el corazón. El origen de este deseo es un principio de luz que procede de un mundo fuera del mundo en el que normalmente me muevo, y me conmueve con una frecuencia de vibración que no existe en este mundo. Por lo tanto, en primer lugar, no puedo decir exactamente cuál es el deseo. Pero cuanto más dirijo mis sentidos, más libre se vuelve el principio de Luz en mi corazón y más agita, también, mis pensamientos. Así es como mi consciencia se transmuta a sí misma, cambia: el mundo de las apariencias externas pierde parte de su significado, su valor; el camino espiritual e interior está en el centro de mi vida, de mi existencia.

¿Qué arte surge de esto? También un arte de la vida, pero un arte de la vida de un tipo particular: el Arte Real de la construcción. La inspiración para esta obra de arte titulada «Vida» tiene la vibración del principio de Luz y se ajusta a mi nuevo estado de consciencia.

¿Qué está ocurriendo? Están empezando a producirse cambios profundos en distintos niveles. Me gustaría entrar aquí en algunos de ellos.

En un estado de vibración normal, nuestro ego se siente separado de otras personas y del mundo. Vive en la separación «sujeto – objeto». Cuando el principio de la Luz comienza a aparecer en mi corazón, en mi cabeza, en mi consciencia, esa percepción cambia. Experimento y entiendo con todo mi ser que no estoy separado de mi entorno, sino que soy parte de él y, a un nivel sutil, estoy conectado con él. Charles Eisenstein, activista y filósofo, llama a esta experiencia “interbeing” (interconexión, ser con todo).  “Si actúo a partir de tales experiencias, mis acciones serán fundamentalmente diferentes de las que actuaría desde la visión del mundo de la separación” (Charles Eisenstein).

«Interbeing»

La experiencia del Interbeing, el proceso de interconexión, no se refiere a un «todos somos uno» en un nivel horizontal. Cuando este principio de Luz en mi ser, y a través de mí, vibra y fluye, puede tocar el principio de Luz de otras personas, y crea una resonancia, una conectividad o vínculo.

La experiencia de la Interbeing, el proceso de interconexión, ocurre cuando el principio de luz fluye a través de mi ser y a través de mí, y puede tocar el principio de luz de otras personas, y crear resonancia, conectividad. Este vínculo tiene lugar en “vertical”, es decir, en el nivel del alma-espíritu. Pero también se comparte al mismo tiempo con la personalidad “horizontal”, es decir, se comparte de manera sutil para que sea notado por mi pensamiento, sentimiento y percepción.

Si otra persona tiene la misma experiencia deliberadamente, podemos actuar juntos de una manera totalmente nueva, inspirada en el principio de la luz.

La inspiración del principio de la Luz

La vida basada en el principio de la luz es vivir siempre conectado, en unión. Así como los artistas musicales hacen con virtuosismo que la obra del compositor sea audible, tangible, la gente que actúa unida al principio de la luz puede llevar a cabo una obra cuyo origen es la CONSCIENCIA, un campo que impregna nuestro mundo “normal”, pero que todavía está a la espera de convertirse en experimentable y visible. Esta divinidad necesita corazones humanos, cabezas y manos, necesita portadores de Luz que se ajusten a esto. Jeanne de Salzmann, la colaboradora más cercana a Gurdjieff, dijo: “Existe una necesidad cósmica de esta nueva entidad en la que podría convertirme”. El Nuevo Testamento dice: “Toda la creación está esperando la manifestación de los hijos de Dios”, para que la fuerza vertical creadora se conecte con la horizontal.

¿Qué significa esto para el artista de la vida? Bueno, él seguirá «surfeando» en la ola, pero ya no solo, sino con todos los que, como él, son portadores del principio de Luz, del principio divino. Una ola que emerge del océano de la Consciencia Universal, de la Divinidad. Ya no es la «obra de arte» de una persona creativa, sino más bien una obra de arte común, creada por todos, para todos.

Y a diferencia del primer ejemplo, el de la representación de una obra de arte musical, en un concierto como este no se necesita un director, porque cada uno de los participantes conoce, de memoria, la pieza en la que participa, en la que se manifiesta y de la que forma parte. La conoce con el corazón.

 

Compartir este artículo

Publicar información

Fecha: abril 29, 2020
Autor: Petra Schmelzer (Germany)
Foto: Unsplash (Andrik Langfield)

Imagen destacada: