Percepción – vibración – espacio-tiempo

"Si se despejaran las puertas de la percepción, todo le parecería al hombre tal como es: infinito. Porque el hombre se ha encerrado en sí mismo hasta el punto de considerarlo todo a través de los estrechos huecos de su caverna". William Blake

Percepción – vibración – espacio-tiempo

Percepción

¿Me doy cuenta de que veo el mundo a través de mis ideales? ¿Puede ver mi mente todo lo que he acumulado sin la intervención del pensamiento?

Los pensamientos distorsionan la percepción, llevándonos a escenarios interminables. Todo está presente en la inmensa diversidad de la vida. La ideología selecciona y encuentra pruebas externas de nuestras ideas, y nuestra mente las interpreta como evidencias, elementos indiscutibles de su honestidad. ¿Nos damos cuenta de que la ideología es una opción que alimentamos y que sigue siendo superficial? Cuando se elige una ideología (religión, tradición, club deportivo, política…), debemos mantenerla.

Cuando elegimos un camino, no queremos que nos cuestionen; nuestra vida es demasiado dolorosa, hay demasiado sufrimiento y no queremos añadirle… Cuanto más sórdida es la realidad, más queremos conectarnos a un mundo virtual. ¡La ilusión se convierte en un analgésico! El mundo virtual nos anestesia por completo y, así, ya no vemos la ilusión en la que vivimos y que tanto nos hace sufrir.

Durante muchos años, hemos sido advertidos de estos peligros de lo virtual, de la ilusión: Matrix, 1984, Wall-e, Brave New World… Estos libros o películas son muy claros sobre las amenazas.

¿Me doy cuenta de que me estoy engañado, que me estoy «haciendo trucos», que, de hecho, no me he movido ni un ápice en la realidad de mi vida? Por supuesto, he hecho progresos medibles en cuanto a mi ideología, pero sigo creando disturbios, conflictos, confusión…

Entonces, ¿qué está pasando?

Tal como un gato mira a un ratón, con total atención a lo que es, yo observo todo esto, sin comentarios… y entonces, me invade un silencio interior porque me quedo con lo que es. Soy uno con lo que observo; ¡no hago una elección! No quiero nada, no deseo convertirme en nada… La meditación se instala. Es el resultado de observar hechos y gestos cotidianos, tanto internos como externos, ¡no se puede aprender! En este silencio hay una energía tremenda, la energía del vacío.

Entonces, la percepción se convierte en…

Vibración

«El universo es vibración. Todo vibra. Todo nace y vuelve a esta vibración. Pero nadie puede armonizar con las altas vibraciones cósmicas si no se ha conocido a sí mismo».

José Aguiar

Esta radiación indefinible y esquiva: paz, fuerza, silencio, alegría, que no depende de circunstancias externas y se fortalece con la adversidad, es un regalo de una cotidianidad vivida en esta relación esencial, en esta inmensidad que nos rodea…

El silencio nutre esta vibración, y de nosotros depende hacer que este silencio se instale en nosotros: no entrar en las contradicciones de la vida cotidiana, no mantener polaridades, vivificar el silencio saboreándolo…

Y entonces, el tiempo ya no existe.

Espacio y tiempo

«El hombre conoce tres dimensiones: la altura, la longitud y la anchura, por las que percibe un espacio vital. Pero no importa cuán lejos extienda este espacio tridimensional o lo imagine, pues siempre tiene un límite, una frontera: Es una prisión. […] Resulta evidente que las actuales dificultades desaparecerían tan pronto como existiese una cuarta dimensión […] Pues bien, ¡esta cuarta dimensión existe! […]Es la dimensión en la que el tiempo, la distancia, el pasado, el presente, el futuro, el ahora y el después, están abolidos.»

La Palabra Viva de Catharose de Petri, pp. 16-17, edición de 1996, Fundación Rosacruz – Zaragoza – España

«¿Acaso el conflicto humano surge de la incapacidad del individuo para enfrentarse con lo que él es desde el punto de vista psicológico, y de la imposición de una meta ilusoria a la que debe tratar de llegar? Tal incapacidad tiene su raíz en las profundas divisiones que el pensamiento introdujo en la psique y, en especial, el que genera la experiencia del tiempo psicológico y del “yo” ».

El fin de los tiempos, diálogos de J. Krishnamurti y David Bohm, Más Allá Del Tiempo – Jiddu Krishnamurti Y David Bohm : Free Download, Borrow, and Streaming : Internet Archive (pág, 127).

El tiempo no es un factor del despertar. Todo lo que lleva tiempo está vinculado al tiempo. Todas nuestras actividades son el resultado de nuestro pensamiento, son los escenarios de nuestros pensamientos y tienen como base el tiempo. Estamos hablando del tiempo psicológico, del que necesitamos liberarnos, no del tiempo necesario para aprender a conducir o a cocinar, por ejemplo.

¡El tiempo y el pensamiento son pasado, presente y futuro! Por lo tanto, lo que somos ahora seguirá construyendo en el futuro sobre lo que se ha construido en el pasado. Es una máquina de «llegar a ser». Convertirse en otra cosa o en otra persona; transformarse; querer siempre más, ser siempre más y más… pensar que, con el tiempo, todo se arreglará gracias a diferentes técnicas y espiritualidades… Todo esto es solo una evasión, una incapacidad para afrontar la realidad que queremos embellecer con nuestra imaginación. Solo funcionamos en este sistema poniendo frente a nosotros lo que nunca alcanzaremos, porque lo que podemos lograr está únicamente en la observación de todo este sistema en el presente.

BlaisePascal dijo: «Corremos alegremente hacia el abismo cuando ponemos algo ante nuestros ojos».

¡Pero existe la posibilidad de un cambio radical! Existe la posibilidad de terminar con el tiempo psicológico resultante del deseo de llegar a ser, de conocer, sabiendo que es el resultado de los diversos escenarios que nuestro pensamiento ha configurado para seguir funcionando «en su estrecha caja». Y es de extraordinaria belleza, gran alegría y libertad, también, poner fin a algo (incluso aprender y querer experimentar).

Si la idea de progreso, de tiempo para lograr cualquier cosa, ya no existe, entonces solo hay un movimiento, una sola dinámica: el momento, el silencio. En este estado, nuestra mente ya no elige una dirección, el devenir ya no existe y el conflicto cesa. En este estado de meditación vibra dentro de nosotros una formidable fuente de energía. El tiempo ya no existe en el sentido de que la vida es una observación constante y una muerte constante que tiene lugar en el momento. ¡Entonces, la creación que ocurre es verdaderamente nueva!

 

Compartir este artículo

Publicar información

Fecha: junio 20, 2022
Autor: Ghislaine Bousquet (Switzerland)
Foto: Gradienta on Unsplash CCO

Imagen destacada: