Iniciados de la era cristiana: la princesa de Foix

Una verdadera Esclarmonda, “Claridad para el mundo”, y una de las figuras femeninas más prominentes de la Edad Media.

Iniciados de la era cristiana: la princesa de Foix

El Jardín de las Rosas forma parte del Palacio de la Berbie, un lugar turístico bien conservado en la ciudad de Albi, en el sur de Francia. Recientemente, Albi ganó notoriedad por la novela El nombre de la rosa, en la que la trama está impregnada de acontecimientos que ocurrieron en la Europa medieval, acontecimientos relacionados con la historia de los cátaros, de los que la princesa de Foix fue el máximo exponente.

Aunque no era una princesa como las de los cuentos de hadas, Esclarmonda de Foix se puede explicar como una musa del amor romántico: era la Dama a la que se referían los trovadores de Provenza en los versos de amor que compusieron y cantaron en la Edad Media. Aunque rara vez la nombraron, le dedicaron su lealtad incondicional (Ferreira Filho & Souza, 2016, p. 25).

Los trovadores occitanos, sin embargo, ocultaron un tema prohibido bajo el signo de la Señora: la creencia en la Iglesia del Amor, o la fe cátara. Los cátaros, por primera vez en Occidente (Salomó, 2018, p. 93), habían formado una comunidad iniciática abierta a cualquier persona. Sin embargo, esto se consideró herejía, castigable con la muerte en la hoguera. Para expresar su fe sin correr riesgos, estos poetas usaban las canciones para adorar al Amor en el sentido místico y sagrado. De esta manera, pudieron cantar en castillos, en los que los dueños compartían la misma fe, fortaleciendo las comunidades vinculadas a la Iglesia del Amor.

Para Anne Baring, el papel histórico de los trovadores no se limitó a crear, a través de la poesía, un clima cultural en el que pudiera transformarse la actitud hacia las mujeres y lo femenino. También podría “revivir la idea de la Misión: la búsqueda de lo espiritual frente a la visión material” (Baring, enlace en las referencias). Para el trovador, la mujer que amaba era la imagen de la Sabiduría Divina y su único deseo era servirla.

Esclarmonda, entonces, personificaba a la Dama a la que los trovadores dedicaban sus puros sentimientos, disfrazándolos de amor romántico. Con su poesía y la música dedicadas a ella, invocaron la sabiduría de su propia alma, la sabiduría del espíritu divino que habita en cada ser humano. Las declaraciones a Esclarmonde fueron, por tanto, elogios a la obra interior que ella representó.

 

El trabajo de Esclarmonda por la humanidad

“Fue el tiempo que perdiste con tu rosa lo que hizo que tu rosa fuera tan importante”, dijo el zorro, en el libro El Principito (2016, p. 59). Nuestra princesa Esclarmonda se dedicó por entero a su rosa, al trabajo interior, a su corazón, hasta el punto de convertirse en sinónimo de catarismo. Para ella, la rosa del corazón era lo más importante.

Esclarmonda nació en Foix, cuando la ciudad era uno de los principales focos del catarismo francés, entre los siglos XI y XII. A los 12 años fue consagrada al Espíritu Santo, junto con otros hijos de la nobleza cátara. A los 26 años, cuando una grave persecución en la comarca de Pamiers culminó con numerosas muertes, quema de cosechas y saqueos de casas, reunió a los vecinos del territorio gobernado por su marido -que en ese momento estaba ausente- y los llevó al desierto de Corbières para salvarlos. Fue su primera acción activa que se conoce.

Después de enviudar, comenzó a dedicarse por completo al catarismo. En el castillo de Fanjeaux recibió el sacramento conocido como consolamentum, equivalente a la Iluminación, y se convirtió en Perfecta, como se llamaba a los cátaros que habían alcanzado la elevación espiritual (Ferreira Filho & Souza, 2016, p. 37).

Durante varios períodos de su vida, junto con otras mujeres, vivió en las montañas boscosas y valles de Foix cuidando a los enfermos, enseñando en escuelas para niños y adultos, y administrando ritos cátaros. En la Iglesia del Amor, tanto mujeres como hombres tenían funciones sacerdotales.

Fue una de las fundadoras de los talleres y las casas cátaros, que luego inspiraron a los conventos católicos. Eran lugares donde las mujeres aprendían la medicina druida y trabajaban en actividades importantes para la economía de la época, como el tejido de alfombras y la producción de velas. Después del trabajo, las mujeres permanecían en el lugar para dedicarse a la espiritualidad, que era el verdadero foco. Cuando el catarismo se convirtió en el blanco de la cruzada albigense, la ferocidad con la que estas casas fueron destruidas por la Inquisición no deja duda de que cumplían una gran función espiritual (Salomó, 2018, p. 81).

Esclarmonda participaba en debates teológicos cuando solo los hombres podían hacerlo. Se hizo famoso el episodio relatado en la crónica de Guillaume de Puylaurens, que tuvo lugar en el coloquio de Pamiers en 1206, en el que un fraile dominico se irritó con ella durante un debate y le dijo: “Señora, vaya a hacer girar la rueca. Usted no puede participar en este debate”, (Salomó, 2018, p. 99). Se dice que Esclarmonda habría accedido a dejar el debate con calma, diciendo que el telar le hacía entender mejor el mundo.

En la historia contada por los vencedores de las Cruzadas, ella habría muerto en el incendio que se produjo durante el ataque de la Cruzada albigense a Montsegur, en 1244, cuando unos 200 cátaros fueron asesinados sin ofrecer resistencia. Esto se pone en duda cuando se sabe que, durante el Concilio de Bronce de 1215, el conde de Foix, su hermano, indicó que ella ya no estaba en este mundo.

Su alma, sin embargo, habría acompañado el canto de los Perfectos en su camino a la hoguera, permaneciendo en Montségur hasta el último momento del catarismo y protegiendo el «tesoro cátaro» durante 700 años. Pero no hay forma de probar lo que sucede en lo oculto.

Esclarmonda sobrevivió como la mujer que guió, concreta y espiritualmente, a un pueblo único, estableciéndose como una de las Grandes Iniciadas de la Era Cristiana en Occidente.

Fue, sin duda, la inspiración de la Iglesia cátara y el corazón de su resistencia, y quedó inmortalizada en la memoria del pueblo del Ariège como la misma paloma que era el símbolo de la Iglesia del Espíritu Santo. Una verdadera Esclarmonda, “claridad para el mundo”, y una de las figuras femeninas más destacadas de la Edad Media.

Pero, dejemos pasar 702 años y volvamos a la Rosaleda, a orillas del río Tarn. De allí surge la atmósfera de la época en que los cátaros celebraban en el lugar sus servicios templarios.

Mirando de cerca el lugar, encontramos a Jan Van Rijckenborgh y a Catharose de Petri, quienes están allí con el objetivo de restablecer la Fraternidad transfigurista precedente, conocida como Fraternidad Albigense, que abarca la Iglesia del Amor (Huijs, 2017, p. 39). Miran las flores, extasiados.

Y, entonces, recordamos la frase del libro de Exupéry:

Amar no es mirarnos, es mirar juntos en la misma dirección.

Y sus ojos se encuentran con los ojos de la Iglesia del Amor…

 

Referencias

BARING, Anne. Esclarmonda de Foix – Su historia. Disponible en: https://www.annebaring.com/anbar49_esclarmonde.html. Consultado el 22/04/2020 a las 21:04:02.

FERREIRA HIJO, Benjamín Rodrigues; SOUZA, Shirlene Rohr de. La dama y el amor: Cortesía y herejía en la poética medieval. Revista Transversos. “Dossier Resistencia: LEDDES 15 años”. Río de Janeiro, nº. 08, págs. 25-45, año 03. dic. 2016. Disponible en: https://www.e-publicacoes.uerj.br/index.php/transversos/article/view/26531.

FONTENELLE, Débora. Entrevistas concedidas a Ana Carolina Ciabotto y Márcia R. Intrabartollo. Jarinu, 2018-2019.

GADAL, Antonin. El triunfo de la Gnosis Universal. Jarinu: Pentagrama, 2017.

HUIJS, Peter. Llamado por el Corazón del Mundo. Jarinu: Pentagrama, 2015.

SAINT-EXUPÉRY, Antoine de. Eo Principito. Disponible en: https://5ca0e999-de9a-47e0-9b77-7e3eeab0592c.usrfiles.com/ugd/5ca0e9_4f0dc25362284aa6b917c93a1e1708ba.pdf. Acessado dia 08/06/2020 às 20:55:01.

BERGA SALOMÓ, Eduard. El catarismo en la tradición espiritual de Occidente: una aproximación al pensamiento cátaro. Fundación Rosacruz, Zaragoza, 2012.

Compartir este artículo

Publicar información

Fecha: noviembre 8, 2020
Autor: Grupo de autores Logon

Imagen destacada: