El desarrollo espiritual del alma popular celta – Parte 7

El druida, de pie en los crómlech, no recibió conocimiento abstracto, sino que experimentó allí lo que latía en su sangre, lo que latía internamente a través de él.

El desarrollo espiritual del alma popular celta – Parte 7

(Regreso a la parte 6)

Druidas y crómlech

Rudolf Steiner hizo un viaje a Inglaterra en la década de 1920 y visitó los antiguos lugares mistéricos druidas. Con su don de clarividencia, observó las cualidades de los sacerdotes druidas en el pasado lejano en Ilkley y Anglesey. Esto se describe en Ciencia de la Iniciación y Sabiduría de las Estrellas [1].

A continuación se describen brevemente sus observaciones.

La sabiduría druida era básicamente un recuerdo inconsciente de todo lo que la Tierra tenía antes de que el Sol y la Luna se separaran de ella. Con esto tenía que ver la iniciación de los sacerdotes druidas: era una iniciación solar y traía consigo la sabiduría lunar.

Los druidas eran líderes de su pueblo o tribu, tanto en religión como en medicina. Eran todo en uno.

En su dolmen cerrado, percibían los poderes espirituales del Sol, y fueron así los continuadores de los grandes misterios hibernianos de la antigüedad, (Hibernia es el nombre latino de Irlanda). En los espacios oscuros del dolmen, cuya parte superior estaba cubierta con una piedra, era posible que el sacerdote entrenado percibiera la esencia espiritual de la luz del Sol. El sacerdote druida, de pie ante el altar, se ocupaba de las cualidades internas del Sol y, así, la sabiduría, que era una fuerza de la naturaleza, fluía en él.

Debemos tener siempre en cuenta que estamos describiendo un período en el que no existía la escritura. Eso vino más tarde, con la cultura de Odín, que trajo la escritura rúnica. No se consultaba un libro para obtener conocimiento, sino que se leía en el cosmos. Los druidas leían lo que la luz del Sol hacía en los crómlech para conocer los secretos del universo. De esa manera, podían decir a los agricultores cuándo sembrar y cuándo cosechar. Estos impulsos eran mucho más fuertes que las experiencias sensoriales del hombre moderno.

El druida, de pie en los crómlech, no recibía conocimiento abstracto, sino que experimentaba allí lo que latía en su sangre, lo que latía en su interior. Este trabajo en su constitución física tenía, al mismo tiempo, un aspecto espiritual, y este movimiento interior era su conocimiento. Así obtuvo su iniciación solar y, por lo tanto, ganó la capacidad de comprender las fuerzas lunares que quedaron atrás cuando la luna se separó. Y debido a que, por un lado, fue capaz de conocer internamente la actividad solar, también le quedó claro cómo otras cualidades del cosmos, por ejemplo las actividades lunares, emanan de esta actividad solar. El Sol hace germinar y brotar la planta, y ella está limitada por la Luna, que detiene estas fuerzas germinantes. Después de todo, la Luna refleja la luz del Sol. Tiene un efecto limitante en la planta porque envía las fuerzas de la raíz hacia arriba, haciendo que la planta crezca y forme tallo, hoja, flor y fruto.

A la luz del día, y en el verano con más fuerza, el sacerdote druida experimentaba lo que el Sol le revelaba, pero por la noche experimentaba las fuerzas de la Luna trabajando debajo de él en las raíces de las plantas.

Esto no le dio un conocimiento abstracto, sino que experimentó las fuerzas de la naturaleza en su tejido y trabajo en toda su vivacidad. Vio estas fuerzas como seres elementales que crecían en las piedras, en las plantas y en los árboles. Cuando estas fuerzas fueron retenidas por los dioses, dentro de los confines benéficos de la raíz, la flor y la hoja, se desarrolló el crecimiento normal de la vegetación.

Sin embargo, estos seres elementales también podrían crecer hasta dimensiones gigantescas y se les conoce como ‘Jötuns’ en la mitología nórdica. Estos seres elementales no se detuvieron en la planta: aspiraron a salir y convertirse en gigantes, gigantes de hielo, por ejemplo, que finalmente extendieron una expresión devastadora sobre la Tierra en forma de una helada destructora. Las fuerzas de las raíces, que fluían como una presencia benéfica en la planta, eventualmente se convirtieron en una helada destructiva.

Incluso lo que habitaba en el crecimiento de las hojas podía convertirse en gigantescas tormentas de niebla que, finalmente, se transformaban en un fuego destructivo. Así, el modesto poder floreciente de una planta se convirtió en un fuego abrasador. Entonces, se podría hablar de los productos del adversario de los dioses.

En los procesos meteorológicos, por lo tanto, se podían ver las gigantescas fuerzas de los seres elementales del agua y del aire, en forma de escarcha burbujeante y rocío. Por su iniciación solar, el sacerdote druida leía en estos procesos lo que podía obtener del cosmos y, bajo el impulso de esta iniciación, el conocimiento que podía obtener de la ciencia lunar. Todo esto estaba claramente relacionado con lo religioso y lo social. Esto se ejemplifica mejor en la forma en que los druidas trataron la ciencia médica. Observaron lo que sucedía con las plantas cuando se enfrentaban a los gigantes de hielo, los gigantes de tormenta y los gigantes de fuego, y trataron de reproducir estos procesos de una manera determinada. Hervían, congelaban o quemaban sus plantas, imitando lo que sucedía en la naturaleza en general. Mediante la utilización de sus poderes lunares, mantenían dentro de ciertos límites, las fuerzas destructivas de los Jötuns, esos gigantes de la tormenta, las heladas y el fuego. A partir de ahí, desarrollaron sus medicinas y hierbas medicinales que se basaban en la reconciliación de los gigantes con los dioses. Todos los remedios de aquella época tenían el poder reconciliador entre dioses y gigantes; en esos remedios, las fuerzas de los gigantes eran restringidas para someterse a la energía solar.

Todas estas cosas nos pueden sonar muy extrañas, pero debemos tener en cuenta que, en el momento en que estas cosas sucedieron, no había ni rastro de intelecto. Esta civilización cubría gran parte del norte y centro de Europa hace alrededor de tres a tres mil quinientos años. En aquella época, nada estaba escrito y solo existía la escritura cósmica que podía ser leída por los sacerdotes. Luego, más tarde, se extendió un misterio que provenía de la región del Mar Negro y que en la mitología noruega se conoce como Odín.

La cultura de Odín es una cultura mercurial que aportó algo nuevo además del carácter del Sol y de la Luna de entonces, a saber, un impulso intelectual. Por eso se dice que Woden u Odín es el portador de la escritura rúnica; trajo un arte de desciframiento que el hombre, por primera vez, pudo crear por sí mismo de una manera primitiva e intelectual. A partir de ese momento, todo recibió el llamado impulso de Odín, que fue un precursor de la civilización intelectual posterior.

Ahora bien, los sacerdotes de la cultura del Sol y de la Luna no estaban a favor de este desarrollo, que consideraban como una enfermedad. Una persona tocada por el impulso de Odín se encerraba y empezaba a pensar. Los druidas pensaban que no había que encerrarse en uno mismo, ¡había que vivir juntos en la naturaleza! Consideraban a las personas que hacían signos, las runas, como enfermas, que necesitaban ser sanadas.

Así ocurrió que la cultura de Woden u Odin no fue entendida.

Balder era el hijo de Odin y también la personificación de la intelectualidad que fue un impulso completamente nuevo. Los druidas querían curar a Balder, pero no tenían cura para su «enfermedad». Los druidas creían que esta intelectualidad solo podía conducir a una cosa, a saber, a la muerte.

En Balder, el dios que no pudo resucitar de entre los muertos, vemos al precursor del Cristo posterior que resucitó de entre los muertos. Esto se debe a que Cristo descendió a la Tierra directamente desde la esfera solar, y Balder, el ser mercurial, era solo el reflejo de Cristo, personificado como luz solar.

 

El sacerdote druida buscaba sus ideas sobre lo religioso y lo social en los oscuros crómlech que le proporcionaban su conocimiento. Transformó el mundo exterior de los gigantes destructivos, en medicina. Poderes que son venenosos a gran escala, se convierten en remedios beneficiosos cuando se aplican en pequeñas dosis y en el lugar adecuado.

Así, los druidas, a través de la iniciación solar, practicaban la sabiduría primordial dejada por los seres lunares cuando aún estaban en la Tierra. Cuando hablamos de la humanidad de hace miles de años, debemos ser conscientes de que, entonces, se disponía de una conciencia completamente diferente; de lo contrario, lo anterior no sería un esbozo real de la situación.

El hombre, antes del siglo XIV, tenía una constitución muy diferente. Estar despierto entonces, no seguía los patrones como los conocemos ahora: en la coherencia lógica de los acontecimientos progresivos. Hoy en día nuestra conciencia puede dividirse en: vigilia, dormir y soñar, y tuvo su precursor en los últimos tiempos griegos.

Las cualidades meteorológicas, que ahora llamamos fenómenos naturales, tenían un significado muy diferente para el hombre antiguo. Estas leyes se consideraban fuerzas elementales con una característica esencial. En los bordes de los árboles y plantas se veían gigantes en expansión, seres espirituales que gobernaban sobre el viento y el clima, el granizo y la tormenta. Toda la naturaleza era una entidad viva. Podemos leer estas historias sobre los Jötuns, los gigantes de las heladas, la lluvia y el viento, en los mitos nórdicos.

El hombre también estaba encerrado en sí mismo, pero no como lo conocemos hoy. La gente veía imágenes fuera de sí misma, pero no en la forma en que ahora vemos las montañas, por ejemplo. Se sentía cercano a los gigantes de las heladas, del viento y de la lluvia, a los que veía como espíritus de las raíces y las flores. Se sentía uno con ellos, y debido a que se sentía tan conectado, no se separaba de ellos en su vida interior.

En esa conciencia previa había aún algo más que se distinguía. En estas imágenes, no solo vieron su existencia en el presente, sino que también vieron su vida pre-terrenal. Así como ahora vemos todo en una perspectiva espacial, ellos vieron su existencia en una perspectiva temporal; no como en un recuerdo, sino como una visión. Vieron que, antes de su nacimiento, vivían en un mundo espiritual, tras lo cual descendían a la Tierra en un cuerpo material. Más tarde, la experiencia natural del mundo exterior se hizo cada vez más evidente. En ese momento todavía sabían que habían nacido del espíritu, pero también vieron los fenómenos puramente materiales en la naturaleza, como las flores, las montañas, los valles y los ríos. Sintieron cómo su forma humana había nacido del espíritu, pero que había descendido a un mundo que no tenía nada que ver con lo espiritual: lo experimentaron como seres excluidos de ese mundo espiritual. Experimentaron que habían caído del mundo divino y habían sido colocados en una naturaleza a la que no pertenecía su quintaesencia humana.

Esto dio lugar a un sentimiento de culpa, de pecado. Surgió así, en esas personas, su sentimiento de culpa, su caída en el pecado. No era más que un cambio de conciencia, pero que ellos no entendían. Desde las antiguas culturas indias, eran los sabios maestros del mundo, los sacerdotes iniciáticos, los que traían consuelo al hombre, los que hablaban como un bálsamo a los corazones.

Sabían que el gran Espíritu del Sol se preparaba para encarnar en la Tierra. Hace miles de años, el cuerpo humano no estaba tan endurecido por la acción de las fuerzas intelectuales como lo está hoy. Las almas, con paciencia y práctica, podían abrirse como un cáliz en el que se derramaba el mundo divino. Podían leer la venida de Cristo a partir de los cambios en el mundo etéreo, cuando Él derramó Su espíritu de vida en el mundo del éter. Llamaron a Cristo, Righ nan Dul, el Rey de los Elementos.

 

(Continúa en la parte 8)

 

Fuentes:

[1] Rudolf Steiner, Initiationswissenschaft und Sternenerkenntnis, [Ciencia de la iniciación y Sabiduría estelar] GA 228 (1923), (inglés: rsarchive.org)

[2] Rudolf Steiner, Die Tempellegende und die goldene Legende [La leyenda del Templo y la leyenda Dorada], GA 93 (1904), (inglés: rsarchive.org)

Compartir este artículo

Publicar información

Fecha: octubre 23, 2021
Autor: Benita Kleiberg (Netherlands)
Foto: Pixabay CC0

Imagen destacada: