El desarrollo espiritual del alma popular celta – Parte 10

A medida que el cristianismo comenzó a desarrollarse en Irlanda, el símbolo del Sol se unió con Cristo y Su cruz

El desarrollo espiritual del alma popular celta – Parte 10

(Regreso a la parte 9)

Cruces altas celtas

Cuando viajas a Irlanda, tienes la oportunidad de visitar numerosas cruces altas. Estas cruces no estaban pensadas como cruces funerarias, sino que estaban dedicadas a Cristo, a ciertas personas del Nuevo y Antiguo Testamento y a los cuatro evangelistas. Todas pertenecían a un monasterio cerrado por un muro circular anular. En el este solía estar la cruz de Cristo, que se comparaba con la salida del Sol. Rara vez había un texto escrito en ella pero, muy ocasionalmente, se le pedía a la gente que orara por X, quien había erigido la piedra.

Las cruces precristianas muestran similitudes con las del cristianismo primitivo. Esto se debe a que la transición de la religiosidad mítica al cristianismo no fue brusca, sino gradual. Los mitos antiguos se complementaron y enriquecieron con el misterio cristiano. El antiguo hombre mítico se sentía conectado con el cosmos. Por lo tanto, en la época megalítica y celta, el Sol era visto como el centro cósmico de los dioses. Del Sol surgió el Logos creador que manifestó todo.

Las decoraciones de las cruces se pueden dividir en cuatro grupos relacionados con los cuatro elementos.

  1. Decoraciones geométricas
  2. Flores y plantas
  3. Animales
  4. y el ser humano

El elemento animal del dragón representa la vida instintiva inferior del ser humano que debe ser superada. En la mitología nórdica, la Edda, esto está representado por el lobo Fenris. Salió de Loki, que representa a Lucifer y oscurece el camino del hombre. ¡Fenris, el lobo, siempre está devorando la luz y está en plena actividad durante este tiempo! ¡Él, es como el lobo mentiroso que debe ser vencido! El dragón tiene el mismo significado que el lobo y, en la cruz serpiente-dragón de Killamery, un dragón se abalanza sobre el centro solar. Es el enemigo de la luz, y también se le llama el «demonio del sol«.

 

cross

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cruz serpiente-dragón de Killamery

A medida que el cristianismo comenzó a desarrollarse en Irlanda, el símbolo del Sol se unió a Cristo y Su cruz. Muchas piedras erigidas, llamadas menhires, se tallaron además con simbología cristiana en la época del cristianismo irlandés. Así, las decoraciones talladas en las piedras, sirven no solo como elementos decorativos, sino que representan las fuerzas vitales cristianas que actúan sobre el ser humano y la Tierra.

Stela of Gallen

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cruz estela de Gallen

En la estela de la cruz de Gallen, el Sol se representa como una esvástica, alrededor de la cual cuatro dragones se enrollan y se abalanzan sobre las cuatro cabezas. La cabeza es el símbolo de la mente y esta representación es pues un ataque de las fuerzas oscuras a la conciencia del ser humano. La figura de abajo levanta las manos en rendición sin resistencia, representando así que enfrenta valientemente esta amenaza.

El centro de la cruz es casi siempre el Cristo, que suele ser simbolizado por el Sol. Él es como la Luz del mundo. Dice una antigua tradición:

Toda la Tierra comenzó a brillar cuando el Hijo de Dios vino a la Tierra.

 

Por tanto, Cristo es visto por los celtas como el Rey en el cielo que derrama su Luz sobre la Tierra. En estas cruces ya puede verse el anillo en el lugar del disco solar. Este anillo está asociado con el derramamiento de las fuerzas de la Luz de Cristo.

Las cruces altas encierran tres secretos que, el observador atento, aún puede discernir en la forma:

En primer lugar, podemos ver la cruz saliendo de la Tierra. Los clarividentes de la antigua era india, vieron una cruz en lo profundo de la Tierra con una criatura andrógina colgando de ella. En la mano derecha el Sol, en la izquierda la Luna, y en el resto del cuerpo los mares y las tierras. El clarividente vio en esta visión cómo la Tierra esperaba el misterio de Cristo y cómo la Tierra pasaría de una forma pura a una nueva vida. La cruz es, pues, no solo el símbolo de la muerte, sino también el símbolo de una nueva vida.

En segundo lugar, vemos el desarrollo del disco solar detrás de la cruz. Cuando Cristo encarnó en la Tierra, el ser humano inició un nuevo desarrollo: puede absorber la luz de Cristo y por lo tanto tiene la posibilidad de cambiar. El camino aún es largo, pero el comienzo está hecho. El disco redondo en la cruz simboliza a Cristo como el Hermano Sol del ser humano que vive en la Tierra.

En tercer lugar, los discos solares de las cruces se convirtieron en anillos solares transparentes. ¡Las cruces altas muestran ahora algo que nos indica cuán profundamente informados estaban los sabios irlandeses sobre los secretos de la evolución de la Tierra! Cuando absorbemos el impulso de Cristo, cambiamos: algo en nuestro cuerpo etérico no perece cuando nos enfrentamos a la muerte. Esas partes del cuerpo etérico son imperecederas y esas fuerzas se vierten en el mundo. De esta manera, se crea una esfera espiritual cada vez más grande alrededor de la Tierra, como un cuerpo etérico vivo. ¡Ese es el significado del anillo ‘transparente’ alrededor de la cruz alta! ¡Los sabios irlandeses muestran así que tenían una gran visión del futuro del desarrollo humano, y esto todavía se puede ver en las cruces altas!

Al mismo tiempo, esto arroja luz sobre los cuatro nodos que, a menudo, vemos representadas en las cruces irlandesas y que juegan un papel dominante. Estos cuatro puntos se relacionan con las cuatro fuerzas del éter: calor, luz, éter químico y vida, y están relacionados con los cuatro agregados de fuego, aire, agua y tierra. El cuerpo etérico está relacionado con las actividades del alma. Así, la voluntad se expresa en el éter de calor, el sentimiento en el éter de luz, el pensamiento-vida en el éter químico o tonal, y el interior de los pensamientos se expresa en el éter de vida. La parte interna de nuestros pensamientos no es la atención externa como respuesta al mundo exterior. Es el trabajo interior cuando una nueva inspiración nace en el ser humano y solo está activa en un discípulo que progresa en su camino. El ser humano aún no tiene control sobre sus pensamientos: lo asaltan constantemente. Esto tiene que ver con la llamada caída en el pecado.

Cuando, en el bautismo del Jordán, Cristo se sumergió en un cuerpo humano, anuló esta caída para todos los que se abren a la luz de Cristo. En Su encarnación, purificó los éteres; los irradió con poder espiritual. Las cuatro fuerzas etéricas, que se han vuelto puras, irradian hacia afuera y crean un círculo de luz alrededor de la Tierra. Las fuerzas etéricas no se pueden percibir con un órgano material. Por eso los irlandeses buscaban una forma de representar adecuadamente estos cuatro puntos. El proceso pasó de omitir los puntos, a cuatro agujeros en los travesaños de la cruz, a mostrar la tétrada en el anillo más exterior. Este último es, por supuesto, el lugar correcto, porque el cuerpo etérico se vierte finalmente en el espacio del mundo.

Esto demuestra que los irlandeses, con sus dones clarividentes, ocupan un lugar especial en el mundo y desempeñaron un papel pionero que se cumplirá en el futuro.

Ahenny

  

 

 

 

 

 

 

 

 

Cruz de Ahenny, siglo VIII

Mientras que en los primeros siglos vimos a Cristo representado por un círculo, como símbolo del Sol, en épocas posteriores toma forma humana en las cruces. Sin embargo, nunca como difunto, sino como triunfador sobre la muerte, con manos que bendicen. Esta es la gran diferencia con las cruces en la mayoría de las iglesias: ¡solo hay un cadáver!

 

 

Cross of Durrow

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cruz de Durrow

En la cruz de Durrow vemos al Cristo triunfante con la cruz de la muerte en su mano izquierda y en su mano derecha el símbolo del árbol de la vida, el bastón druida con las dos espirales. En esta cruz vemos los cuatro tachones, las fuerzas etéricas en el lugar correcto: en el anillo ‘transparente’.

 

 

Kilfenora

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cruz de Kilfenora, siglo XI

En la cruz de Kilfenora volvemos a ver a Cristo como triunfador con los brazos extendidos en señal de bendición. Su sangre de sacrificio fluye por el largo tronco en dos corrientes y se distribuye sobre la Tierra.

 

Patrick

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La cruz de Patricio y Colomba

En la cruz de Patricio y Colomba se observa algo interesante, aquí no se representa a Cristo en el medio, sino siete tachones que representan el Séptuple Espíritu divino.

¡Se ganaría mucho para el futuro si las altas cruces celtas irlandesas no solo fueran consideradas como un objeto artístico, sino que también fueran reconocidas por su profundo significado espiritual!

(Continúa en la parte 11)

 

Fuentes:

[1] Jakob Streit, Sonne und Kreuz [Sol y cruz], Freies Geistesleben, Stuttgart 1977

[2] Hans Gsänger, Irlanda. Insel des Abel. Die irischen Hochkreuze [Irlanda. Isla de Abel. Las altas cruces irlandesas], Verlag Die Kommenden, 1969

Compartir este artículo

Publicar información

Fecha: noviembre 22, 2021
Autor: Benita Kleiberg (Netherlands)
Foto: K. Mitch Hodge on Unsplash CCO

Imagen destacada: