El Arte Supremo

"Abriré una escuela de vida interior, y escribiré en la puerta: escuela de arte" (Max Jacob)

El Arte Supremo

Una orquesta sinfónica, un trío de jazz, un coro, un solista, un concierto de música de cámara; una escultura clásica o moderna, una instalación en un espacio público o en la naturaleza, el land art (también conocido como arte de la Tierra, arte ambiental, u obras de tierra), la arquitectura, una creación colectiva efímera de arte de playa, un acontecimiento callejero; una pintura en un museo o galería, un mandala, un fresco en una iglesia o capilla, una pintura trampantojo en la fachada de un edificio, un blog de fotos en la web, una etiqueta urbana, una propuesta de arte conceptual; un ballet, una demostración de hip-hop, un espectáculo de mimo, arte callejero, una obra de teatro, un desfile de moda, una improvisación escénica, un concurso de literatura o poesía, etc. Cientos de formas de arte, expresiones artísticas; millones de artistas en todo el mundo: un tapiz multicolor cuyo patrón general es confuso, incierto; un caleidoscopio en rotación continua. Todas estas voces mixtas no cantan en el mismo registro; varios acordes se difuminan entre sí; las tendencias y los géneros a veces se encuentran, se complementan o se enfrentan, rara vez se entienden. La diversidad es rica, impresionante, encantadora; falta unidad.

El arte expresa la alegría; también puede traerla. El arte expresa el sufrimiento; a veces, también lo alivia. Acompaña tanto a la violencia odiosa como a la meditación pacífica; es religioso, politizado o bestial. El arte procede del ser humano, es un rasgo característico de él; manifiesta y hace perceptibles las aspiraciones y los límites del ser humano, describe sus contornos disponiéndolos y reorganizándolos, interpretándolos. Pero la imagen de una magnífica puesta de sol pintada en la pared de una cárcel no libera al prisionero.

No se trata de escapar de toda cultura, de todo refinamiento; estas cosas son útiles y necesarias hasta cierto punto. Más allá de este punto de equilibrio, diferente para cada uno de nosotros según su grado de educación y origen social, se convierten en cargas engorrosas, cáscaras pesadas, obstáculos para la respiración libre del Espíritu dentro de nosotros. La sobrecultura, ya sea artística, científica, política o intelectual, rompe el equilibrio natural entre el espíritu y la materia. La hipertrofia de la persona, que es solo un medio en sí misma, la hace incapaz de servir a la meta de su existencia: el impulso hacia el Espíritu-En-Uno-Mismo. Una flecha que es demasiado pesada caerá a tierra, tan pronto como se dispare, y nunca alcanzará su objetivo.

Lo importante no es tanto la forma de la propia obra (visual, táctil o sonora), sino sobre todo el estado de ser del artista del que emana, del que es la expresión. El profundo estado de ser del artista, su cualidad de ser, este grito inaudible del corazón, se transmite inevitablemente a la forma creada, a la obra vinculada a ella, y resuena en ella y a través de ella. La elección de sonidos, ritmo, materiales, palabras, gestos, proporciones, colores, fluye naturalmente, espontáneamente, de este estado de ser. Este estado de ser también se transmite inevitablemente al espectador u oyente que se conecta con él, que lo «absorbe», y también resuena dentro de él. El arte no es otra cosa que esta resonancia común cuya forma, la obra misma, es solo el vector, el medio, el pretexto.

Por lo tanto, la forma artística utilizada no es el arte en sí, sino su vehículo, al igual que un instrumento musical no es la música en sí, sino solo el medio que le permite difundirse a través del trabajo del músico. De la misma manera, hay miles de millones de formas de vida en nuestro planeta. Todas ellas pueden ser observadas, estudiadas, analizadas, diseccionadas y categorizadas. Pero la propia vida, la vida que las anima, escapa a toda investigación. Nunca pondremos la vida bajo un microscopio; nunca la observaremos a través del visor de un telescopio. La verdadera naturaleza de la vida misma sigue siendo un completo misterio. Sin embargo, está muy presente, perceptible en todas las formas tan variadas a las que anima.

La forma perceptible no es la esencia; solo es una manifestación de la esencia. Pero, ¿qué es el arte en sí mismo, más allá de las formas del arte? ¿Un impulso hacia la Belleza, hacia la Verdad, hacia lo que es «más grande que uno mismo»? ¿Un grito de rabia o dolor? ¿O la reproducción compulsiva de patrones culturales aprendidos, con el único propósito de ganar reconocimiento, fama, fortuna o simplemente para ganarse la vida con ello? Cada artista responde, sin duda por sus obras, pero aún más por su estado de ser.

El estado del ser es el resultado de un arte cotidiano de vivir: pensar, sentir, respirar, caminar… El arte de vivir, raíz y fuente de todas las «artes», no es un conjunto de hábitos y prácticas elegantes, una investigación estética con el objetivo de rodearse de objetos hermosos y personas hermosas. No es una cultura del yo, un refinamiento narcisista, ni se trata de convertirse en una persona hermosa, una hermosa obra de arte, una máscara atractiva expuesta a miradas de admiración. En latín, persona significa máscara; en términos de marketing, una persona es un individuo ficticio, estereotipado, con atributos sociopsicológicos determinados por el grupo social al que pertenece.

El verdadero arte de vivir es la capacidad de permanecer verdaderamente vivo, es decir, auténtico, sencillo, sincero consigo mismo y con los demás, sin máscaras premeditadas. Significa distanciarse de clichés, posturas, expectativas, modas y relaciones superficiales. Es permanecer en la puerta de la «puerta estrecha», en este espacio privilegiado de apertura, de observar signos, de escuchar atenta e interiormente en silencio lo que debe suceder en nosotros, a través de nosotros, por nosotros y, muy a menudo, a pesar de nosotros.

Un artista verdaderamente vivo (y todos estamos llamados a este devenir) se coloca y permanece en la Vida misma como una corriente universal de energía. Esto no tiene nada que ver con la mezcolanza de instrumentos, herramientas, accesorios, enseñanzas y técnicas artísticas, tradicionales o modernas, disponibles con profusión en todos los continentes. El ser humano, en el mejor de los casos, es solo un intérprete atento, en alerta, consciente. Solo la Vida crea; el ser humano solo sabe reproducirse, imitar, multiplicarse; y muy a menudo, solo cómo reproducirse, imitarse, multiplicarse. «Es el trabajo a realizar el que tiene autoridad sobre el artista, y no la autoridad del artista sobre el trabajo» (Étienne Souriau). La vida es universal en esencia, eterna; el ser humano es contingente por naturaleza, transitorio. El papel del verdadero artista, es decir, tú y yo, es unir y unificar lo universal y lo contingente, lo eterno y lo transitorio, la Vida universal y el ser humano.

El momento presente es la raíz de la materia misma, la sustancia de la cual está hecha la Vida. Quien aspira a hacer de su propia vida una obra de arte debe permanecer lo más posible en contacto con el momento presente, omnipresente, la materia prima y única de su obra maestra. El momento presente es una pregunta siempre renovada. Y la respuesta de ayer, o incluso del minuto anterior a esta pregunta vital y viva, nunca puede ser apropiada. La respuesta correcta a la Vida, también, debe ser renovada de un momento a otro. La mano debe inevitablemente soltar lo que agarra para abrirse.

¿Cómo puede tal artista (así pues, tú y yo) elevarnos al Arte Supremo? Es decir, ¿cómo puede aprender a manifestar en su vida cotidiana, tanto interior como exterior, algo más que clichés culturales, emociones programadas o conceptos discutibles?

¿Cómo puede convertirse en un intermediario, un punto de unión entre el Espíritu y la materia, entre la Divinidad y la humanidad? Vaciándose de todo, y ante todo de sí mismo; de su cultura artística, religiosa o científica, de sus dudas, ambiciones y planes, de sus conocimientos y de su capacitado saber.

Este arte supremo no se aprende en escuelas o academias de arte, a través de la repetición incansable de gestos aprendidos. Los estándares de belleza son valores cambiantes, efímeros, que marcan las civilizaciones, que también son efímeras. El Arte supremo consiste en liberarse progresivamente, sin forzar pero con determinación, de toda influencia normativa, de todo condicionamiento espacio-temporal, sociocultural, para abrirse, para hacerse espacio en uno mismo, y para revelar lo que no pertenece al dominio de los sentidos, de las formas, de las contingencias; lo que no varía en el transcurso de milenios; lo que pertenece a nuestra humanidad profunda y esencial, a nuestra dimensión divina inmaculada, no relativa, no analizable, no reproducible, inexpresable. Alcanzar este objetivo omnipresente y permanecer allí es ser un verdadero Artista.

Las diferentes formas de expresión artística, vistas desde este punto central e incondicionado de nuestro ser, son solo agitación periférica. Buscamos en ellos una belleza, una verdad, una trascendencia que solo el silencio y el vacío pueden manifestar. El vacío interior y el silencio esculpen nuestra conciencia, al librarla de lo superfluo.

El Arte Supremo no está por encima de todas las artes, de todas las disciplinas artísticas; no representa ni el logro culminante ni la síntesis de todas las expresiones culturales. El Arte Supremo es cualquier cosa menos una manifestación mental-emocional. Es la expresión de la Vida Universal a través de un ser humano que se ha hecho consciente de su omnipresencia, se ha abierto a sus mensajes y es dócil a sus influencias. El Arte Supremo es lo que sucede cuando la Vida llena la vida; cuando los pensamientos, las palabras y los hechos se alinean en este eje vertical que une la trascendencia y la inmanencia, la eternidad y la vida cotidiana. La persona, el propio «artista», se ha convertido en el instrumento, la herramienta y también en la obra.

Sus actos, todo su comportamiento, se han convertido en manifestaciones divinas que se inscriben a través de él en la materia. El Espíritu es el creador; y el ser humano, su instrumento, su canal, su siervo. El Arte supremo se alcanza entonces, se experimenta concretamente: el arte y sus formas bien conocidas se desvanecen en su luz pacífica.

El Arte supremo es escuchar el soplo del Espíritu Universal que transmite sus mensajes en el encuentro de cada momento, de cada situación.

Es escuchar el latido sereno y regular del Alma del mundo resonando en nuestro propio corazón.

Estar contemplando con asombro su unión con el Espíritu, que da nacimiento a una nueva conciencia, un nuevo hombre, una nueva mujer, una nueva materia profunda y poderosamente mágica en su simplicidad.

El Arte Supremo es el reflejo del Espíritu en un alma purificada.

Compartir este artículo

Publicar información

Fecha: febrero 13, 2021
Autor: Jean Bousquet (Switzerland)

Imagen destacada: